MOISÉS ESTÉVEZ

Un abogado madrileño le debía un favor a Eric, algo relacionado con
unos negocios que ambos tuvieron en la capital española hace ya bastante
tiempo, por lo que aquel estuvo encantado de agradecérselo facilitándole a él y
a Rachel un céntrico apartamento en ‘La Villa’, donde residirían de manera
indefinida. Un Destino que a los dos les parecía harto atractivo y donde
pasarían desapercibidos, al otro lado del océano, en Europa, donde seguro que
nadie, entre ellos el marido de Rachel y amigo de Eric, los encontraría.
La elección del lugar para el comienzo de esta nueva etapa en sus vidas
fue mutua, ambos se mostraban optimistas y encantados. Ella nunca había
visitado Madrid, pero todo lo que había oído le atraía enormemente, y las dos o
tres veces en las que Eric había estado fueron de lo más satisfactorias, por lo
que de todas las opciones que barajaron, París, Roma, Londres… fue la que
más pesó. A todo ello le sumaban el clima, la gastronomía, el entorno cultural…
y el idioma, el cual manejaban los dos con bastante soltura…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s