ESRUZA

Los sueños, los sentimientos,

no mueren de repente,

van muriendo día a día.

Poco a poco se van agotando

hasta que desaparecen.

Hasta darse cuenta de que  sólo

fueron sueños

Es desolador verlos morir.

Ya no se aprecian los hermosos

crepúsculos, éstos se ven obscuros,

sin brillo, aunque no sea así.

Ya no importa ver la luna

alumbrada por un lucero

que opaca su brillo.

El campo verde parece seco,

aunque verde esté.

Ya no hay sueños que hagan apreciarlos,

están agonizando

Ya no puedo revivirlos,

Mi jardín de sueños se secó

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s