MOISÉS ESTÉVEZ

  • Siento el retraso. ¿Llevas mucho esperando? –
  • En absoluto. Prácticamente acabo de llegar –
  • Anoche tardé en quedarme dormida y esta mañana me he tomado la
    licencia de retozar entre las sábanas un buen rato, y cuando me vine a dar
    cuenta se me había echado la hora encima –
  • ¿Pero has descansado bien? –
  • Estupendamente –
  • Me alegro. Disculpa mi atrevimiento pero he ido pidiendo el vino ¿Te
    apetece? –
  • Por supuesto –
    Tomaron un par de copas mientras ojeaban tranquilamente la carta y
    elegían los platos para el almuerzo. Ella, ensalada de remolacha, rúcula y
    parmesano, él, risotto de setas y tomate seco.
    Ya con el postre en la mesa, fue Rachel quien sacó el tema del día
    anterior. Vincent por su parte, estaba impaciente por lo que ella podría decirle.
    Fue directamente al grano diciéndole que estaría encantada de que su
    recuperada amistad avanzara poco a poco, y que la idea de ir compartiendo
    momentos encaminados hacia un futuro le atraía bastante, que lo bueno que
    había y que pudiera llegar superaba con creces sus dudas y sus temores.
    Vinc, emocionado, y como si juguetonas mariposas revolotearan en el
    interior de su estómago, tomó la mano de ella, y con la otra alzó su copa.
    Entonces, por nosotros y por lo que el destino nos tenga deparado… –

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s