JUAN CARLOS VÁSQUEZ

         Está harto del carácter imitativo de las personas, pero sabe que estas conductas pueden darle todos los beneficios que necesita por lo que dará un repaso a las tontas funcionalidades. Entiende así, que las ideologías se encuentran para reconciliarse, y crea un lugar de fingimiento, forma una libertad entre un círculo difícil de romper. Indolente ante la realidad forman otra: una coacción, un nuevo órgano hegemónico que no se altere por más ruegos de los involucrados. Una vez instaurado, los participantes tendrán que acogerse a la doctrina o el ojo policial o los graves casos de deshonestidad médica inducirán a optar por el encierro.

         Inmóvil, pálido, hizo acopio de todas sus energías… reorganizó una codificación informática que había desestructurado, enalteció la fuerza propagandística de su producto al opacar la actualidad más desastrosa forzando otro interés en la ciudadanía. No quiere acercarse a gente sin intuición ni perspectiva. No tiene ponderación al saber que gran parte del mundo se va quedando completamente atrás. Reconoce la superioridad que lo aborda, recibe premios y condecoraciones, por ello ama el lenguaje binario, la programación algorítmica, codificar y depurar el código fuente para crear múltiples informaciones. Prioriza su grupo de privilegiados, el gusto y las reglas serán regidas en su nuevo mundo especial. Y es que muchas personas le estorban, se estima más a sí mismo y a su capacidad de convencimiento. Ahora conoce el estúpido mecanismo de las masas, los confunde, los alegra, les atemoriza cuando quiere. Dimensiona el ingenio de su producto sobre las viejas teorías de las generaciones. Ahora no es la naturaleza, es la geometría de la naturaleza, ya no es una flor, es el pentágono de una flor. Llegando a nuevas deducciones innova con una nueva aplicación y decide, por lo que a él personalmente se refiere, no sumar a los que no conozcan el trasfondo de su articulación, y mientras muchas ideas acuden a su cabeza suele jactarse, la ambición lo es todo o la vida es nada. Cuando se distrae, y no suele distraerse, ridiculiza la antigüedad y la religión, ve una catedral, estudia la extensión de la galería y de los pilares. Ya no requiere personas, necesita ilusiones y objetos para manipular personas. Inicia una relación obsesiva con el diseño y la elegancia. De la perfección proviene el don inminente que lo asedia. Comprueba una y otra vez… al otro lado de su mundo perfecto predomina la ignorancia que termina en miseria, y esa lamentable actitud no desaparece por más degustaciones, porque la gente sumida en el vertedero no habla de exterminios, es exterminada sin saberlo. La descomposición de todo, la desaparición de lo existente son reproducciones de formas que aplican a la muerte. Todo se hace posible en un sistema donde lógica y absurdo se confunden. Que la animalidad surja en los apartados con sus instintos básicos como un demonio en medio de su hábitat original, como un cáncer dentro de un cáncer… Ya le han enseñado que puede mirar al verdugo, de frente y sin estremecerse. 

         Junto a los elegidos, toma el cursor, a pesar del desbordante adelanto tecnológico el rebaño sigue inerte ante las viejas costumbres de la imitación…  para eso está allí, para dominarlos, sin reflexiones, sin contemplación, a través de una pantalla, de una gota de agua con puntos de color que se convertirán en matrices y sucesiones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s