ESRUZA

Ella tenía dieciocho años, él veinticuatro. Ella comenzaba su carrera profesional, él ya la había terminado. Laboraban juntos, él era su jefe y se enamoró de él. Sabía que era un amor imposible. Era una muchacha sencilla, de familia media baja, él de familia muy acomodada, nunca se fijaría en ella.

No importaba, se sentía feliz con sólo verlo, pero ¡oh sorpresa!, un buen día encontró sobre su escritorio un papel, pensó que eran instrucciones a seguir, no, era una declaración de amor; le pedía que fuera su novia. Saltó de felicidad, lo llamó y le dijo que sí.

Por las noches, la chica estudiaba inglés en un instituto de idiomas, y un día él la acompañó a sus clases y por el camino le dijo: – ¿Puedo llevar tus libros? Siempre quise llevar los libros de mi novia – (eran otros tiempos). Ella era realmente feliz porque, tiempo después le pidió que se casara con él, pero, súbitamente, él dejó de existir, partió a otro plano. Aquí, el cuento se tornó negro.  

Un comentario sobre “Un pequeño cuento rosa que se tornó negro

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s