MOISÉS ESTÉVEZ

Abrió los ojos y dejó que la claridad matutina que entraba por la ventana
le dilatara las pupilas. No miró el reloj pero supuso que sería más tarde que
temprano, lo que no le importó en absoluto, no tenía nada importante que
hacer hasta la hora del almuerzo, que había quedado con Eric, por lo que
volvió a cerrar los ojos placenteramente y pasó un rato más retozando entre las
sábanas.
La noche anterior se demoró en quedarse dormida, pensando en la
conversación con Eric. Estuvo dándole vueltas, sopesando los pros y los
contras, y las posibles consecuencias que una relación más íntima y
comprometida supondría para su vida y sus sentimientos.
Tenía la certeza de que Eric sería comprensivo y que le daría el tiempo
que necesitara, aunque no le haría falta, le diría lo que sentía en cuanto se
vieran hoy…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s