ANA MARÍA OTERO

Una mirada por otra ineludiblemente atrapada. Una sonrisa que anima, que incita, que invita a soñar, a fantasear con algo que podría ser realidad. Con dos cuerpos que se van acercando hasta que entre ellos no existe ya espacio. Lento, ligero…, así sería al comienzo. Violento, vivaz…, para de ese modo continuar.

En ese instante una caricia furtiva aúna realidad y fantasía, recordando que ya no es necesario imaginar porque en breve el anhelo dejará de ser sólo un sueño.

http://anamariaotero.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s