MOISÉS ESTÉVEZ

Tuvo una sensación al llegar, como si la ciudad estuviera esperándola.
Más luces que sombras deseaba encontrar en aquella desconocida urbe, un
poco gris pero acogedora, algo caótica pero magnánima con los que aparecen
por sus calles y habitan sus edificios buscando una oportunidad. Ora bulle
rauda, ora se apacigua y te calma.
Convencida de que no se arrepentiría de haber dejado atrás su rancio
pueblo en el que hacer realidad sus sueños era algo imposible, sentía
mariposas en el estómago pensando qué le tendría deparado el destino…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s