ANA MARÍA OTERO

Dices que eso no te importa porque ahora estás en otra onda.

¿A quién esperas convencer con eso? ¿A mí?

No. Te conozco, me conoces.

Tú no eres tan ingenua, ni tampoco yo iluso.

Sin duda una vez más se trata  de nuestro absurdo juego de complacencia,

ese en el que aunque se pretenda,

nunca se engaña a quien conoce las reglas.

Si yo digo que para siempre me voy,

tú mi decisión aceptas y muestras una aparente indiferencia mientras me acerco a la puerta,

porque sabes que aunque salga no tardaré en estar de vuelta.

Porque tú me importas. Porque yo te importo.

¿No te parece que ya es hora de dejar de jugar

y de reconocer que esto que existe entre nosotros es ahora algo real?

http://anamariaotero.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s