MOISÉS ESTÉVEZ

Alcanzó el sobre y lo guardó en el porta documentos que había
preparado para las entrevistas de trabajo que tendría esa mañana, ya que
después de sopesarlo durante unos intensos minutos decidió que lo abriría
más tarde.
Le daba muy mala espina, por lo que si el tema realmente era jodido, lo
sería en cualquier momento, así que esperaría a cerrar sus citas con los
responsables de recursos humanos de las empresas en las que un par de
semanas antes había entregado su currículum.
Antes de salir del apartamento, le sonó el iPhone, era María desde el
trabajo. Quería saber como le iba, si se había quedado dormido o si estaba ya
de camino a sus encuentros. Le comentó que se disponía a salir en ese mismo
momento y le propuso que si acababa pronto la llamaría para hacerle una
rápida visita, tomar un cafecito y de paso contarle como le había ido,
aprovechando su descanso en la oficina. María se mostró encantada con la
idea.

  • Vale. Espero tu llamada. Que tengas muchísima suerte. Seguro que te
    va a ir bien. Luego hablamos –
  • Muchas gracias María. Un beso –
  • Un besado Vinc –

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s