ESRUZA

Una de tantas noches, en momentos

de desesperante insomnio,

pasó por mi mente ilusa

el tener su compañía como antes.

Conversando alegremente y

tomando un aromático café,

comentando nimiedades,

riendo alegres, como antes.

Cuan irreflexivos son los pensamientos

repentinos, qué momentos tan irreales,

pero, a veces, me gusta pensar así.

Cuántas cosas se pueden imaginar

tratando de llenar vacíos, de aligerarlos,

eso no hace daño a nadie,

tal vez sólo a uno mismo

al volver a la realidad.

Y pensando y pensando

el sueño reparador y tranquilo

vino de repente.

Reparador y tranquilo…

¡Qué falsedad!

La mañana trae consigo

La cruda realidad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s