LUCI 87

Me despierto de repente con un sabor de boca diferente, un tanto metálico y dulce, algunos recuerdos me vienen a la mente mientras al ver mi cuerpo aún desnudo sobre la cama, me tapo un poco y quedó descansando, en posición fetal sintiendo la suavidad de las sábanas sobre mi piel.
Al levantar la mirada veo el reloj sobre la mesa de noche, se ha hecho tarde, he dormido unas cuentas horas y mi cuerpo se siente recuperado luego del trasnoche o alcohol. Alcanzó el móvil e intento recordar el cómo y cuándo todo se descompuso, un leve sentido de culpa me viene a la mente, me levanto corriendo al baño para hacer pipi y veo en la ducha aún el juguete posado sobre la pared, una risa y cosquillas recorren mis labios.
Saliendo del baño, tomo un poco de agua del grifo y me caliento un poco de café, caminando por el piso de un lado a otro aún desnuda me doy cuenta lo bien que sienta el estar sola e ir un poco a mí rollo y sin tapujos. Enciendo el ordenador, respondo un par de mails pendientes y me siento a dibujar unos patrones para un trabajo pendiente, me miro un sombra muy marcada dibuja líneas interesantes en mis pechos, cojo el móvil me hago la foto intentando capturar la silueta y las paso al ordenador, dichas formas formarían parte de un collage que luego colagaria en el salón, dibujando con trazos curvos un poco dicha visión y armando el resto de la obra con fotos de mi cuerpo difusas, movidas y en tonalidades rojas y naranjas, lo de hacerme fotos nunca ha sido lo mío aunque si de distintas zonas de mi cuerpo.
Recordando mi primera noche intensa de mensajes con una chica, cuando todo había empezado con una simple conversación banal y al final terminamos las dos tocándonos y contadonos lo que hacíamos, estando tendidas en la cama, todo había empezado con la idea de entre las dos follarnos a su chico, el cual nunca participó, siendo una conversación entre dos chicas deseosas y poseas por el deseo de una fantasía, cada palabra y frase dicha subía el calor de la habitación y activaba una parte de mi piel y cuerpo, las caricias iban según el relato que nos contábamos, terminando las dos tocándonos los sexos y dejandonos llevar por la lujuria del momento, mis pezones firmes de la excitación, segregando ese olor a sexo, mis muslos y barriga temblorosos por sentir mis manos y dedos recorrer mi sexo caliente y húmedo, que lentamente se abría para recibir algún miembro imaginario, sentía mis muslos y ano igualmente húmedos luego de la primera corrida, sin comentárselo a mi compañera de fantasía me corrí unas 4 veces, sinti ndo cada caricia, cada beso, cada mordisco y cada azote que nos relatabamos. Nunca había vivido nada igual y nunca lo había hecho de esa forma con otra chica, en real si aunque fue solo un tonteo en una fiesta y no llego a mucho, pero esta chica sin yo imaginarlo me estaba poniendo y mucho, me encantaba la sensación y cada corrida era más intensa, mi cuerpo y sus temblores acompañaban a mis gemidos y suspiros, al igual que al sonido de mi sexo húmedo disfrutando de mis dedos.
Sin duda una de las mejores noches de disfrute imaginario que he tenido y no creo que fuese casualidad que fuese con una chica, siempre he pensado que entre nosotras nos conocemos mejor y nos podríamos dar mucho placer sexual desbocado.
Cerrando el ordenador y con una sensación de deseo me tomo un sorbo de la infusión. Raros pensamientos me vienen a la mente , pensando en proponerle de incluir en un próximo encuentro a su pareja, le sentará mal mi atrevimiento? O querrá repetir nuevamente sola las dos? Estará dispuesta a continuar de alguna otra forma?
Son muchas las fotos y vídeos que esta pareja ha colgado, sin duda ambos están bastante bien, pero supongo que por la novedad son las fotos de ella las que más en encienden aunque de igual forma me pongo en su piel y siento como ella lo hace con chico, transportando me a su cuerpo, sintiendo el miembro de su chico como me llena y enciende. Es una sensación rara, un poco de envidia y culpabilidad el estar fantasiando con su chico sin ser consciente de que mis dedos ya se posaban desde hace un buen rato sobre mi sexo y que estimulaban mi clítoris.
Entró en razón y me digo que no puedo seguir así, mejor le escribo y retomamos el tema pero con ellos.
Mirando por la ventana al horizonte suspiro por mi nueva forma de compartir mi cuerpo y pensamientos, dentro de una relatividad difusa sobre mis gustos sexuales anteriores.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s