ISA HDEZ

Sentía fluir en su interior lamentos llenos de espesura,

que brotaban de emoción y suspiraban eterna desventura,

ansiaba llegar a la lejana jungla y buscarlo entre las sombras,

amarlo en la ingente penumbra y ofrecerle la vida pura.

Deseaba respirar el tenue aliento y sentir su dulzura,

y solo encontró vacío, desierto y amargura,

quería oír su llamada en la casa vacía pronunciando su nombre,

pero el eco le resultaba lejano y, no recordaba el tono de su voz.

Aquellas bellas palabras se perdían en el olvido de la luz oscura,

y el viento se llevó los quejidos que albergaban en su pecho,

pero no podía vivir sin pensarlo en la fría estancia,

y la primavera de sus ojos grises lloraba su ausencia todavía.

El camino que transitaba era más pedregoso cada día,

ya no lo perfumaba los claveles, ni las rosas, ni los jazmines,

sus sueños cada vez más tristes buscaban su mirada,

ya no la comprendía la noche, ni la luna, ni el aire.

Quedaron instantes por vivir y pensamientos por decir,

pero el tiempo se le escapaba sin poderlo retener,

ya no valían las promesas, ni los tesoros, ni el desconsuelo,

aun así, fue mejor llorar que no vivir.

Un comentario sobre “El desconsuelo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s