GINÉS CARRASCOSO


Abajo la mirada,

huidiza la sonrisa,

arriba la vergüenza…

Se me viene la congoja.


Brillos de brasa,

en un rostro cansado,

descubren balcones

que se asoman a un tiempo

lleno de adioses.

Descubren una boca,

que escupe la costra de sus heridas…

Que escribe sus versos,

en el tinto de la acera.


Abajo la mirada,

encadena sus letanías…

De pronto te mira,

como quien regresa…

Y farfulla cualquier cosa,

desde su perpleja lucidez.

La mirada entre las rodillas…

la yema del dedorecorre cicatrices,

Se guarda unas pavas…

en el bolsillo del traje gris.



ginescarrascoso.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s