ÁNGELA DALMAR

Humanos, esas criaturas que con cada día que pasa me da más difícil entenderlos.
Se lastiman, lloran, sufren, caen en la depresión y casi se matan

Y de un día a otro regresa el sol, ese sol que arde, ese sol valenciano de 50 grados. Y los humanos aman quemarse de vivos, jugar con el fuego y traerlo hasta adentro, quemar los pulmones con cigarrillos baratos, y tirar el hígado a la planche después de una noche llena de alcohol. Les encanta a los humanos arder por dentro, la lengua con chili, el estómago con chili, los labios con chili y el corazón con los más inteligentes agricultores de chili.
Humanos, se queman por dentro hasta lastimarse para llegar a sentir por un minuto que están vivos. ¿Quién ha dicho que vivir representa tocar la muerte sin morir?
Humanos que mueren cada día un momento más, esos humanos tan absurdos que beben café aunque están cansados y quieren dormir, buscan amor en el mismo lugar, ese lugar que lastima hasta la más intocable parte de la parte humana.
Humanos que tienen cerebro y piensan con el corazón o con el sexo, humanos que viven la vida como si fuera una eternidad y cuando los miras te preguntas si no eres tú el humano y ellos solo objetos del “para siempre”.
Pero son humanos y por eso se les perdona lo que sea hasta el hecho de que son humanos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s