ALMUTAMID

Por fin Nieves y yo hablamos de lo sucedido sin prestar atención a la pareja. Me disculpé con ella pero restó importancia a lo ocurrido aunque se mostró bastante dolida con Leyre. Yo me quité parte de culpa defendiéndome por lo inesperado. Pero sí llegamos a la conclusión de que no estaba bien como nos habían arrastrado hasta aquello sin consultarnos, incluso dejando a Nieves de lado.

Por fin se acercaron Pablo y Leyre, abrazados y desnudos, sonrientes y encantados. Nos quedamos en silencio hasta que leyre habló:

-Qué cara tenéis. ¿No os ha gustado o qué?
-Ya te vale…-respondió Nieves.
-¿Cuál es tu problema? Pablo ni ha intentado tocarte…
-Tú lo sabes perfectamente…-
-Ha surgido y ya está.-se defendió Leyre.
-Vamos, ha sido un pasote. ¿De verdad no os ha gustado?-añadió Pablo.- Venga, Luis. No te quejarás de como este bombón te ha comido la polla.-completó dando un sonoro cate a su novia en el culo.
-No todo es eso-respondí.
-Pues no te has levantado para irte.
-Lo reconozco. Me ha faltado sangre fría.-me defendí.
-Vamos, de verdad. No os pongáis así. Sois nuestros amigos, por eso lo hemos hecho con vosotros.-justificó Leyre.
-Ya, has contado en todo conmigo.-atacó Nieves- Sin preguntarme le comes la polla delante de mis narices a un chico que sabes que me gusta y quieres que te toque las palmas. Estoy harta ya de ser tu excusa para tus historias. Fóllate a quien te dé la gana, pero respeta a tus amigas de una vez.
-No pensé que os lo tomarais así. En todo caso yo soy la que se ha prestado.-se defendió de nuevo la novia de mi amigo.
-Encima de víctima.-atacó Nieves mostrando un carácter que hasta entonces no le conocía- Pero si llevas años presumiendo de las pollas que te comías. La de Luis es una más de tu lista. Pablo, ¿Leyre no te ha enseñado el seto en los jardines detrás de su casa donde se la ha mamado a medio colegio?
-No te pases.-amenazó Leyre ya enfadada.- No me pongas de puta.
-Puta no. Ligerita si te parece…
-Vale, vale, niñas. No os pongáis así.-cortó Pablo.
-Yo creo que no es buena idea que pasemos la noche aquí.-dije para zanjar el asunto.- Nieves y yo nos vamos y vosotros os quedáis.
-De verdad, en serio- suplicó Leyre- no nos hagáis esto. Quedaros esta noche. No os molestaremos, pero no os vayáis enfadados. Iba a decir que lo siento, pero no siento lo que ha pasado, aunque sí siento que no os haya gustado.

Pablo tiró de mí levantándome diciendo:

-Mira, os dejamos solas para que lo habléis.

Pablo se sirvió una copa, se puso el bañador y se sentó conmigo en la parte delantera de la casa fuera de la vista de las chicas. Con su fanfarronería habitual quiso convencerme que había contado conmigo por la amistad que nos unía y me reconoció que él y Leyre lo tenían planeado, que tenía una bomba por novia y que aunque sospechaba que le iba a durar poco quería aprovechar la situación. Estaba tratando convencerla para montarse un trío con otra chica pero Leyre era reacia, por eso intentaron probar una situación con otro tío y yo había sido el afortunado. A pesar de que yo era consciente de lo que había pasado me seguí haciendo un rato más el ofendido pero en el fondo estaba aún alucinando por la situación vivida. De hecho Pablo me reconoció que admitió hacerlo porque era yo y tenía novia y medio rollo con Nieves y no veía “peligro” en mí. Ahora confiaba en que su novia aceptaría el trío con otra chica cumpliendo su mayor fantasía. Yo alucinaba con los planes de mi amigo aunque no me extrañaban conociéndolo.

Por fin asomamos al porche trasero. Las chicas estaban más tranquilas y ya sonreían. Leyre se había puesto el bikini. Había anochecido y nos dispusimos a preparar algo de cena. Aunque nos habían convencido para no irnos yo notaba a Nieves algo incómoda pero no quise sacarle el tema. Aun asi cenamos entre risas más relajados y nos echamos unas copas después con música tranquila. Sin darnos cuenta se nos había pasado la noche y nos fuimos a dormir.

La pareja se metió en su cuarto y yo desde el baño pude oir que otra vez estaban en faena. Me dispuse a compartir cama con Nieves en bañador. Ella salió del baño con una camiseta y como pude comprobar después unas braguitas. Se acostó a mi lado pero estaba algo cortada. Quise quitarle hierro y le dije medio en broma:

-Te debo algo…

Se giró a mí y me dijo extrañada:

-No recuerdo.
-Te debo un orgasmo.
-Jajaja. ¿Y eso?
-Con el lío de la piscina todos nos hemos corrido menos tú y encima te calenté besándote y tocándote. He notado como me ayudabas a terminar. Te lo debo…
-No seas tonto. No me debes nada. Además no tengo ganas ahora de follar ni nada, de verdad.
-Yo me ofrezco a comerte el chochito y que duermas relajada.
-Jajaja. De verdad no es necesario.
-¿Quieres que te deje dormir sola más tranquila?- me ofrecí.
-No, por favor. Quédate. Prefiero dormir contigo. ¿Puedo abrazarte?
-Claro.-respondí confuso.

Nieves apoyó la cabeza en mi pecho abrazándose en silencio. Yo pasé mi brazo por detrás de su espalda. Nos quedamos en silencio. Yo me quedé dormido relativamente pronto entre el cansancio y el alcohol de todo el día. Nieves no sé cuánto durmió.

A la mañana siguiente me desperté con frío, ya se notaba el final del verano. Busqué la sábana para taparme pero estaba enganchada en Nieves y no pude tirar de ella. Mi compañera de cama dormía plácidamente con la camiseta revuelta de haberse dado la vuelta dejando su culillo medio en pompa a la vista sólo cubierto por una braguitas beige de algodón tan finas que casi trasparentaban sus nalgas marcaditas en la fina tela.

Al verla me felicité por mi buena suerte. Le gustaba a aquella chica y además estaba buena. Silvia me había querido llevar a la cama pero realmente no me gustaba y si alguna vez me sedujo algo de ella era el sexo que me podría proporcionar. Pero Nieves era guapa, agradable, inteligente y bastante sumisa en la cama. Admito que no me llenaba como Claudia pero al margen del sexo que habíamos tenido juntos empezaba a tener gran afecto por ella, aumentado por los episodios vividos el último día. De hecho me daba cuenta que de no estar con Claudia perfectamente hubiese podido salir con ella, bueno, si ella quisiese porque me daba a entender que no quería relación seria y por eso se liaba con un tío con novia. Pero su cabreo con Leyre por comérmela sin su permiso me daban a entender que había algo más, que me gustaría descubrir pero que no debía indagar y menos un día antes de volver a la residencia.

Despejé ese pensamiento de mi mente y volví a su culito. La verdad es que era muy apetecible, redondito y respingón. Si usara bikini de tanga tendría a toda la playa pendiente de esas nalguitas. De hecho cuando echamos el polvo en la discoteca y subí su falda ya me había agradado mucho. En ese momento rememorar mi polla entrando en su coño con el tanga desplazado en su nalga me hizo empalmarme y preguntarme si alguna vez me dejaría romperle el culo a pollazos. Pero me faltaba la confianza y complicidad que tenía con Claudia pues ni me atreví a acariciárselo ni a pegarle un mordisquito como habría hecho con mi novia.

Así que me levanté. Me puse una camiseta, meé en el baño y salí fuera. Todos dormían. Me hice un café y me comí unos pasteles que encontré en la cocina y me senté en el porche pensando en lo que había pasado y lo que se me venía. Tuve que reconocerme que mojando el churro echaba algo menos en falta a Claudia. Pero se iba a acabar en cuanto volviera a la residencia.

Ese fue el pensamiento que me guió todo el día hasta que me despedí de Nieves a media mañana en que Pablo me llevó a mi casa. Él seguía convencido de que yo estaba encantado con lo ocurrido y disimulaba pero en el fondo me sentía mal por haber dejado a Nieves de lado y no conseguía que mi amigo lo entendiera.

Así por fin llegó el día de volver a la residencia. ¿Qué me encontraría? ¿Cómo me sentiría?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s