ANA MARÍA OTERO

El olor, el sabor de un momento que pasó.

No, claro que no está extinto.

Sólo en una esquina resguardado.

Eficazmente protegido

y a salvo del ingrato olvido.

Porque, ¿quién desea perder

lo más valioso que tuvo una vez,

o malgastar la fuerza

que permite confiar

en que indiscutiblemente

algún día todo retornará?

http://anamariaotero.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s