ESRUZA

Durante el día todo es más leve,

mil cosas que hacer, la rutina me absorbe,

pero llega la noche, con ideas extrañas;

con pensamientos que pesan, y pesan mucho,

es casi imposible comprender qué es lo que

ha pasado. Y las ideas dan vueltas y vueltas

en mi cabeza, sin encontrar paz, y me digo:

yo era feliz escuchando su voz y sus impulsos

diciendo te quiero mi amor y tantas otras cosas

que creí y que no pueden ser mentira.

Pero vino un viento huracanado y se llevó todo,

se llevó mi vida, mi paz.

Y en esas noches de insomnio quiero pensar

que no todo fue mentira.

La insistencia no fue solo mía, yo estaba ya tranquila,

pero Una voz, un impulso, un te quiero

hicieron revivir todo con fuerza.

“Al que poco pide, poco recibe”

Qué verdad tan innegable. Los errores se pagan,

y yo, los estoy pagando a un precio

tan alto que no me da paz.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s