MOISÉS ESTÉVEZ

La sensación de estar siendo vigilado desapareció hace días, es más,
por su experiencia, diría con casi absoluta certeza que quien fuera su sombra
durante los últimos días ya no estaba.
A pesar de ello, no quería lanzar las campanas al vuelo, la prudencia se
lo impedía, pero le animaba comprobar que poco a poco se iban dando los
movimientos necesarios para dejar atrás su vil pasado.
Un largo período sin actividad profesional, el haberse sincerado con
María, buscar un empleo corriente como cualquier persona normal, disfrutar del
tiempo libre, y sobre todo, su relación con aquella madrileña que tanto le atraía
y que le estaba haciendo perder la cabeza.

  • Paso a paso Vincent, paso a paso. – Se decía mientras esperaba a
    María en la terraza del bar de aquel placentero hotel de la costa sueca,
    disfrutando de unos agradables rayos de sol matutino y una deliciosa taza de
    café…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s