Mª DEL CARMEN MÚRTULA

—Agente M95, ¿preparada para entrar en la máquina del proyecto “Puente Histórico”?

—Preparada.

—“Puente Histórico”, cuenta atrás. —5… 4… 3… 2… 1… 0

En cuestión de segundos, la agente M95 se encontró en las afueras de una ciudad a comienzos del siglo XXI.

Antes de entrar en contacto con el exterior, mientras era ayudada por su compañero de expedición para salir de la cápsula, recordó la misión que le había sido encomendada.

Se le enviaba a explorar la vida de un colectivo humano concreto de aquella época. Tenía que recoger datos a fin de hacer un estudio científico de ese periodo histórico. Un periodo puente, que fue el final de una era y el amanecer de nuevas culturas y potencias, que ha dado paso a la sociedad actual de la que proviene. Actualmente ya se ha conseguido el sueño de la paz mundial, porque en la tierra existe un sólo gobierno mundial y una única sociedad, con un sólo mercado y una industria económicamente boyante. La revolución tecnológica y los planes de mercado han disuelto las diferentes naciones y despersonalizado a los individuos como ciudadanos autónomos de los diversos países. La economía del planeta se ha convertido en una economía global donde todo ciudadano se sabe asociado al Banco Mundial, -siempre en su tanto en cuanto es personalmente productivo-, nadie está excluido de un mínimo de bienestar. Un solo gobierno controla esta globalización, dando normas de derecho aplicable a todos los ciudadanos del mundo. La paz y la estabilidad económica cohesiona y controla todo el planeta.

La gestión concreta de la agente M95 consistirá en introducirse en esa sociedad, con la más exquisita discreción y naturalidad, procurando pasar entre ellos como una forastera interesada en participar de su vida cotidiana, sabiendo que le está terminantemente prohibido entrometerse en cualquier asunto que le comprometa más allá de ser buena y neutral espectadora. No ignora el riesgo que corre al ponerse en contacto con una realidad tan diferente a la suya, y es consciente de que, al tratar de convivir con esas personas, sin duda se expone a experimentar la vida desde una perspectiva cuya novedad le es prácticamente imposible de prever a pesar de su buena preparación. El saber teórico es más fácil de conocer que cualquier respuesta de la libertad humana, por eso tendrá que estar atenta a los acontecimientos que se le presenten durante su estancia en ese lugar, pues a pesar de todo lo aprendido, cualquier suceso personal o grupal, siempre será más rico y fiable para ir descubriendo las motivaciones existenciales de esas gentes, pues eso es evidentemente lo que da sentido a los resultados evolutivos de la Historia.

Según ha sido informada, este colectivo humano tenía una organización interna y un modo de vivir muy singular; aunque eran ciudadanos de una nación, actuaban con una libertad y autonomía que, aunque no podían llamarse sospechosos, al menos eran diferentes al común de sus coetáneos. Al parecer se regían como una sociedad de principios democráticos donde la mayoría actuaban a favor del individuo, saliendo a la par beneficiándose el grupo; este era uno de los motivos por lo que habían sido elegido para ser estudiados. Tenía fe en que su preparación le conduciría a detectar las motivaciones más profundas de ese organismo social y descubrir sus logros y fallos, valiéndose de todos los medios que estuviera a su alcance, según su cultura, prensa, televisión, radio, entrevistas, reportajes, conferencias… pero sobre todo a través de las relaciones personales con los habitantes de aquella sociedad con los que iba a convivir a lo largo de varios meses.

Estará allí,  todo el tiempo que sea conveniente. Su contacto con la base será permanente a través de su enlace, el agente V71. Se comunicará con él por medio de una tecnología de última generación, pero con apariencia de la época en la que he sido enviada. Usará lentillas de material orgánico que contiene una micro-cámara capaz de almacenar imagen y sonido, enviando a tiempo real los datos a su ordenador. Se trata de un video-receptor, que permite ver las imágenes como si fuesen reales, oyéndolo a través del implante auditivo que sirve además para comunicarse a la vez con su compañero y el ordenador. Realiza las veces de inter-comunicador en ambos sentidos, sin que el entorno perciba el contenido de los mensajes. Su potencia es tal que puede tomar fotografías o hacer un reportaje de lo que está viendo y almacenarlo online. Su alcance es ilimitado y sirve como localizador en caso de emergencia. El ordenador portátil, instalado en la casa donde va a residir, es como el modelo PowerBook G4 de Apple. Sus características le permiten desempeñar multitud de funciones, de las que enumeramos las siguientes: cuando se enciende aparece en la pantalla el sistema operativo Windows 3000, mediante clave de voz, vista o teclado se transforma en procesador Penxtorf 6500. Es autocargable mediante energía electromagnética. En él se almacenarán los datos en un disco óptico numérico, clasificándolo, esquematizándolo según necesidades. Puede pasar a lenguaje escrito lo remitido, así como agrupar hechos parecidos, clasificar y analizar personas y actos tanto en grupo como individualmente, mediante parámetros predeterminados y según datos adquiridos de la relación con el propio individuo o colectivo. Del sonido ambiental consigue sintetizar, ampliar y aislar conversaciones, aunque estas se produzcan a distancia. Se le puede dar instrucciones a larga distancia y transmitir, a requerimiento del usuario, los datos recibidos tanto por el compañero como por la agente M95 a través de las lentillas. En caso de robo o intento de manipulación, el ordenador enviará toda la información en microsegundos y se desintegrará, sus restos no podrán ser analizados.

Pero el trabajo del agente M95, no consiste sólo en ir recogiendo los datos, sino que, tendrá que procesar toda la información, procurando hacer un análisis objetivo de los acontecimientos, añadiendo todas las explicaciones que crea oportunas para enriquecer el relato, de manera que se siga como si las personas a las que va dirigido hubieran estado presentes, pero eso sí, evitando toda interpretación personal. En este último punto tenía que ser muy estricta consigo misma, pues se le había insistido machaconamente, que nunca podría permitirse el dar su propia opinión ni mucho menos hacer comentarios positivos o negativos comparando las dos culturas, la propia y la que estará estudiando. Su misión consistía exclusivamente en observar los hechos que acontecieran e informar con escrupulosa objetividad, pero nunca el permitirse dar su propio juicio. Pulseras, collares, relojes y anillos inteligentes que ocultan un chip inalámbrico permiten a la persona estar localizable en todo momento por la base a través de una app y transmitir la información pertinente a larga distancia, sin tener que usar las manos, pues los distintos aparatos obedecen a órdenes determinadas.

El agente V71 recibirá los mensajes en su potente ordenador, que tiene una memoria de 100.000 mega-bites. El informe se trasmite a través de una especie de smartphone con cámara, que permite la conexión de ambos agentes gracias a un prisma de la lentilla, pero también puede enviar mensajes escritos que se visualiza a través de una pantalla de cristal líquido que muestra la traducción correcta en el idioma actual. Recibida la información, lo irá almacenando en un disco óptico. Una vez concluida la recogida de datos, procederá a analizar los hechos transmitidos por su compañera y buscará elementos históricos que vayan dando unidad al actuar humano a través de las distintas etapas de la historia, a fin de poder estudiar las últimas motivaciones que impulsan a las personas a ir construyendo el destino de la humanidad, con vistas a construir el presente por medio del conocimiento y análisis objetivo del proceder evolutivo de la raza humana, como justificación de los procesos actuales.

La formación de la agente M95 ha sido escrupulosamente diseñada y aplicada. No se ha puesto ningún reparo en la empresa. Sus vestidos, su alimentación, las costumbres y el dinero de aquella gente que va a tratar… todo lo que supusiera para ella novedoso, se le ha proporcionado y facilitado para ir adaptando su persona al lugar histórico en el que se le enviaría cuando estuviera preparada para ello. Ha tenido el tiempo necesario para aprender a adaptarse al ambiente y al propio idioma permaneciendo durante el período que lo ha requerido, viviendo en un ecosistema lo más similar posible al que iba a ser enviada. Y el día que ella dijo estar preparada, después de un meticuloso examen físico e intelectual, se le implantó un tatuaje digital para controlar sus constantes vitales en todo momento y se le dio luz verde para emprender esta aventura.

Relato sacado de la novela “S.H. El Señor de la Historia”

http://minovela.home.blog

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s