MOISÉS ESTÉVEZ

Empezó a llorar. Hasta entonces no había derramado ni una lágrima,
pero cuando ya se quedó sólo, allí, delante de aquella gris y fría lápida con su
nombre grabado se derrumbó y un terrible deseo por desahogarse lo invadió.
El muy imbécil se había ido antes de tiempo, pero aún así fue el último en partir

  • resérvame un lugar en el infierno maldito hijo de puta – pensaba con
    sinceridad. Un pensamiento cómplice por los actos cometidos, actos de los que
    azotan las conciencias, aunque no se arrepentía y esperaba que él tampoco lo
    hiciera antes de morir – descansa en paz amigo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s