ANA MARÍA OTERO

Silencio.

Profundo e intenso

que por un momento se rompió

cuando inesperadamente

el viento acercó a mis oídos tu nombre.

Una poesía cuya rima yo sé que es sólo mía.

Sentimiento eterno,

deseo infinito.

Tuyo, mío,

para siempre de los dos.

Tú y yo.

Versos eternos que no conocen el tiempo.

Tu cuerpo, mi cuerpo.

Tu vida y la mía.

Inspiración eterna que a pesar de la distancia

nos permite sentir que estamos cerca.

http://anamariaotero.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s