ESRUZA

Encontrar una amiga

verdadera, leal, es un milagro.

Confías, recibes muestras

de verdadera amistad y cariño.

Valoras las acciones,

te sientes bien, confortada,

apoyada, comprendida y querida.

Mas, de repente, algo sucede;

una sola acción echa por tierra todo,

y no lo comprendes.

Duele, duele mucho, y piensas

que jamás podrás recuperar

la confianza depositada, perdida;

encontrar otra amiga

como la que has perdido.

Ya no hay quien me escuche,

quien me consuele,

estoy sola.

¿Fue mi error?, tal vez.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s