MOISÉS ESTÉVEZ

Los zapatos vacíos le evocaban agridulces recuerdos. Miradas,
sonrisas, caricias, complicidad. Le hacían recordar un tiempo pasado en el que
estuvo enamorada, un pretérito sentimental perfecto, con el que fue su marido
y padre de su hija, un ser humano encantador que supo cautivarla desde el
primer encuentro. Que la quiso, al menos eso creía ella hasta la primera
bofetada. Ahora, un presente con dudas y miedos inundaba su mente. Tenía
que tomar una decisión, aunque, posiblemente llegaría a la conclusión de que
lo mejor sería tomarse la justicia por su cuenta.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s