MOISÉS ESTÉVEZ

Le obligaron a sentarse en el sofá, junto a sus zapatos, vago recuerdo
que enseguida se desvanece en el desván de su memoria. Lo que no olvidaría
jamás era lo que allí, aquella chica de ojos tristes le confesó…
Un amor marchito, un espejismo propio del desierto en el que un oasis
ante nuestros ojos de repente desaparece, mostrándonos la cruda realidad.
Hoy desde prisión, se pregunta en qué preciso instante aquel hombre
que deseó de manera incondicional e infinita se convirtió en una máquina de
maltratar, por qué y cómo. No encontraba respuestas, pero lo que si tenía claro,
es que era la vida de él o la suya…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s