ESRUZA

Cuando todo va mal, va mal, por supuesto,

y no hay nada que hacer.

El hoyo de la confusión se abre cada vez más,

inexorable, y estoy por llegar al fondo.

Que pueda resurgir después de tocar fondo,

no lo sé, lo dudo; tal vez me quedaré ahí,

sentada, viendo mi propia destrucción.

No he sabido manejar situaciones

que me han llevado a esta profundidad;

me he dejado llevar por mis emociones,

emociones que no encontraron eco,

que sólo me dañaron.

Me marcó la indiferencia, la inconsistencia,

la inconstancia y, tal vez, las mentiras piadosas.

Todo esto penetrando hasta el fondo

de un corazón que permitió que así fuera.

Estoy confundida, ya no sé qué está bien,

o qué está mal; qué es normal y qué no lo es,

todo es tan confuso.

Lo único verdadero para mí son mis sentimientos,

mis emociones, yo debería tener el control

sobre de ellos, pero lo he perdido.

Y, heme aquí, permaneciendo en ese fondo negro

de la confusión a la que me ha llevado mi credulidad

y mis emociones desbordadas.

El tiempo corre inexorable sin dejar

una oportunidad de rehacer lo mal hecho,

ya no es posible; las equivocaciones cobran su precio,

y yo estoy pagando un precio muy alto.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s