ESRUZA

Las noches me aterran, y tú no lo sabes;

llenas de fantasmas del pasado

que no puedo alejar de mi

aunque lo intente.

Es quizá la soledad, o tal vez una obsesión.

Las noches vienen y vienes tú con ellas.

Mi vida transcurre envuelta en ideas

y recuerdos que no puedo o no quiero

borrar de mi mente obtusa.

Vivo en un pasado en el que siempre

emerges tú, tan diferente, y trato de entender

por qué sucede todo esto,

qué es lo que, en realidad, me ata a ti hoy,

y al que fuiste en el pasado.

Algunas veces, esas noches son interminables,

pensando en lo absurdo de vivir recordando

lo que a veces parece existir, y trato de alejar de mi

pensamientos irracionales, todo es un dislate.

Y sin embargo, te pienso aunque no sé si realmente

me piensas, porque a pesar de todo, sigues formando

parte de mi vida, una vida que anhela no sólo

impulsos, sino calor humano, amor, respeto y

comprensión y que está llena de noches

con fantasmas del pasado.

Y me doy cuenta de que no eres el mismo,

de que hay cambios substanciales,

que no crees en nada ni en nadie,

de que juzgas a priori, de que los

sentimientos en ti son cambiantes,

y no te importa herir.

Hoy eres amoroso, comprensivo,

mañana cambias, te ausentas y las dudas aparecen

y te dejas llevar sólo por los impulsos,

dejando de lado los sentimientos,

que, a veces creo que existen,

otras, que sólo es un juego maquiavélico.

No soy celeste, tampoco inmaculada,

sólo alguien que entiende

la hechura del amor,

porque así se lo hiciste entender,

pero las dudas aparecen y lastiman.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s