ECONOMISTA

Capítulo 14

Menuda semana llevábamos, habíamos follado el miércoles, el jueves y el viernes, Dani estaba como loco desde que le había contado como Hugo me había sobado el culo en su camilla de masajes y sobre todo cuando le conté que se le había puesto dura y que se le notaba la erección bajo el pantalón blanco. Eso es lo que más le había gustado, el saber que se había empalmado al tocarme el culazo a dos manos.

El sábado por la noche habíamos quedado para cenar en casa de Vero y Luís, también habíamos estado hablando de ellos mientras follábamos, me sorprendió mucho cuando pillé a mi amiga delante del espejo haciéndose una foto para mandársela a Luis, a pesar de ser no tener secretos entre nosotras nunca me había dicho nada de que le gustaba mandar ese tipo de fotos a su chico, aunque a decir verdad ella tampoco le dio mucho importancia cuando la pillé en el baño. Dani me había hecho contarle como eran sus tetas, como tenía los pezones, habíamos fantaseado con Vero, en hacer un trío, nos la habíamos imaginado follando con Hugo, con mi hermano, en todo ese tipo de cosas.

Llegamos a su casa y Vero salió a recibirnos con una camiseta blanca con cuello de pico, lucía un buen escote, además se notaba que no llevaba sujetador y sus enormes tetazas se bamboleaban descaradamente bajo su camiseta mientras caminaba, lo que le faltaba a mi chico pensé yo, Dani me miró extrañado y yo adiviné perfectamente su pensamiento, tampoco era tan extraño que Vero se vistiera así, lo solía hacer normalmente en su casa, acompañado con unos vaqueros ajustados bastante viejos. Lo que pasa es que fue mucha casualidad, pues llevábamos dos días hablando de sus tetas y evidentemente fue en lo primero que nos fijamos.

Ya nada más entrar en su casa, supe por la cara que puso Dani que en cuanto volviéramos a nuestro piso íbamos a terminar follando hablando de las tetas de mi amiga.

―Hola, ¿qué tal?, ¿cómo vas Cris?, ya me dijo Vero que te lesionaste el otro día ―me dijo Luis al saludarme con dos besos.

―Fue poca cosa, unos días de reposo y esta semana ya estamos de nuevo entrenando.

―Ah, pues bien, me alegro, hacen milagros las manos del tal Hugo ―dijo Luis con sorna.

―Ni te imaginas cuanto ―le respondió picarona mi amiga.

Estábamos cenando en el salón de su casa y Luis no tardó en sacar el tema, yo me imaginé que lo iba a sacar esa noche, además íbamos preparados Dani y yo, pero pensé que lo iba a dejar para después mientras tomábamos las copas, sentados en el sofá.

―Bueno Dani, pues ya estás como yo, al final Cris también ha pasado por las manos del chico ese del gimnasio.

―Sí bueno, le pegó un tirón bastante fuerte…

―Qué suerte, yo esta semana me he quedado sin masaje ―dijo Vero.

―Y yo sin follar, bueno no tanto, quiero decir que no veas como viene ésta cada vez que le pone las manos el masajista ese jovencito, jajajaja ―bromeó Luis.

Ya empezaban Luis y Vero con sus charlas, la verdad es que eran muy naturales hablando de todos los temas y no les importaba hablar incluso de sexo, pero Dani lo pasaba bastante mal y se cortaba un poco cuando lo hacían.

―¿Qué tal Cris, también te llegó el otro día contentilla?, ya me ha contado Vero ―le preguntó Luis a mi chico.

Vero le pegó un pequeño codazo a su novio por la indiscreción, pero Luis no se dio por aludido.

―¿Qué?, pero si me lo contaste tú…

―Pero cállate, no se lo digas aquí a su novio, anda que…estás tú como para guardar un secreto.

―Que secreto ni nada, a Cris le pasó el miércoles lo mismo que a ti, que llegó cachonda a casa, ¿verdad Dani?

―Bueno, pues un poco sí…

―Sí, ya un poco, pues Vero llega bien mojada….y con ganas de fiesta, no veas que calentones trae…

―Bueno, deja ya el temita, ¿abrimos otra botella de vino? ―dijo Vero poniéndose rápidamente de pie a la vez que sus tetas cobraban vida propia bajo su camiseta.

―Espera anda, que te acompaño a la cocina y dejamos a los chicos solos hablar de sus cosas…

Entré con Vero en la cocina y sacó otra botella de vino.

―Anda que ya te vale, mira que contarle eso a Luis.

―Que no pasa nada, ya sabes que yo a Luis le cuento todo, no tengo secretos para él…

―Pues Dani estaba muy cortado…

―Si, ya me he dado cuenta…oye Cris, tenemos que salir otra vez de chicas tú y yo, ¿qué te parecería el sábado que viene?, Luis tiene una cena con unos compañeros y podíamos aprovechar tú y yo para salir otra vez….

―Claro, que cabrona, como tu chico no está en casa te acuerdas de mí, se lo tendré que decir a Dani, no creo que le haga mucha gracia que salgamos otro sábado solas tú y yo…ya hemos salido hace poco, los findes es cuando más podemos estar juntos, pero bueno hablaré con él, me apetece también salir contigo, lo vamos hablando…por cierto Vero, anda que vaya camiseta que te has puesto, se te nota mucho que no llevas suje, menudas tetas se te marcan cabrona…

―Bueno, yo tengo estas ―dijo apretándoselas con las dos manos y luego dándome una cachetada en las nalgas ―y tú tienes ese pedazo de culo que ya me gustaría a mí tener.

―Oyessssss, jajajajaja.

―Venga, anda, vamos con estos…

Nos sentamos en los sofás los 4, Vero y yo bebíamos vino y los chicos se habían servido unas copas para ellos.

―Que habíamos pensado el fin de semana que viene Cris y yo en salir de fiesta ―dijo Vero de repente.

―Por mi bien, hace mucho que no salimos los cuatro ―le contestó Luis.

―No, quiero decir salir de chicas, Cris y yo solas y tú además tienes la cena con los compañeros…

―Es verdad, ¿y otra vez vosotras solas?, pero si habéis salido hace un par de semanas, ya me voy a empezar a mosquear que tenéis algún ligue por ahí, jeje, que peligro tienen estas dos solas ―volvió a decir Luis.

―De momento no tenemos ningún ligue, pero ¿quién sabe?, entonces sin problema, ¿no? ―preguntó Vero mirando hacia Dani.

Dani y yo asistíamos en silencio a la conversación que tenían entre ellos, Vero se había sentado en el sillón junto a Luis, con la copa de vino en la mano y había apoyado los pies descalzos en el sofá. Era una imagen muy erótica, con sus vaqueros viejos y esa camiseta sin sujetador marcando tetas a lo bestia.

―Pues entonces Dani y yo también salimos otro día, a lo mejor los que ligamos somos nosotros.

―No entres en ese juego, que llevamos las de perder ―dijo mi chico.

―Sí queréis hacemos la prueba…

―No, mejor no ―dijo Dani.

―Otro día salimos los cuatro, pero este sábado preferimos ir solas Cris y yo…

―Lo que pasa es que Vero quiere ir al bar ese de vuestro antiguo barrio a ver si está el masajista y los amigos de tu cuñado ―le dijo Luis a Dani.

―¿Yooooo?, jejejeje…

―Madre mía que miedo me dan, lo único bueno es que no sé Cris, pero Vero llega a casa con unos calentones tremendos, no sé dónde vais vosotras con esos chicos tan jóvenes, pero si para ellos sois ya muy mayores, jejejeje.

―Tan poco somos tan mayores, que tenemos 28 años y ellos 21…además Cris y yo estamos fenomenal.

―En eso sí te doy la razón, que estáis muy buenas las dos, Cris tiene un buen culazo y tú con estas tetazas ―dijo Luis sobando con su mano los pechos de mi amiga.

―Ehhhh quita, ¿qué pasa que te pone mi amiga? ―dijo Vero divertida.

―Pues claro, ya lo te lo he dicho muchas veces, nos pasa a todos los chicos, la que más nos gusta siempre es la mejor amiga de nuestra novia, seguro que a Dani también le pasa…lleva toda la noche mirándote las tetas y no me extraña ―dijo Luis.

Creo que mi chico se puso rojo al momento, evidentemente estaban hablando en broma, siempre lo hacían, pero Dani se cortaba mucho cuando empezaban a hablar así, por lo que intenté sacarle las castañas del fuego.

―Dani solo se fija en mí, conmigo tiene suficiente…

―Sí, ya ya, que responda él, eh Dani, ¿te pone Vero? ―preguntó Luis en un juego que se empezaba a poner interesante.

Los tres miramos hacia mi chico que le pegó un trago a la copa mirándome a los ojos.

―Tú contesta lo que quieras…

―¿Qué pasa que tienes miedo de Cris? ―le preguntó Luis picándole un poco.

―Jajajaja, no…

―Pues contesta a la pregunta, venga, ¿te gusta mi novia o no?, yo ya te he dicho que Cris me pone mucho…

―Si, la verdad es que Vero es muy guapa, está muy bien, si me gusta…claro ―dijo Dani bastante serio.

―¿Ves?, eso nos pasa a todos, siempre nos fijamos en la mejor amiga de nuestra novia ―me dijo Luis.

Entonces intervino Vero.

―¿Y si una noche te encontraras con Cris, y por lo que fuera surge, te la follarías? ―le preguntó Vero a Luis, mirándole muy seriamente mientras movía el vaso en círculos.

―Noooooo, agggghhhhh, yo nunca me acostaría con Luis ―dije yo rápidamente.

―No te he preguntado a ti, le he preguntado a él, venga responde ―dijo Vero mirando a su chico.

―Uyyyyy, la respuesta esa me compromete mucho, jejejeje, casi prefiero no contestar.

―Sí, con eso ya me has contestado ―dijo Vero dando a su chico una pequeña patada.

―A lo mejor sería solo por probar, llevamos saliendo desde los 16 años y solo he estado contigo y tú lo mismo…que yo sepa…

―¿Cómo qué que tu sepas?, serás cabrón, pues claro que solo he estado contigo…

―¿Tú Dani has estado con muchas chicas antes de salir con Cris? ―le preguntó Luis.

―Y a ti que te importa eso ―le dije yo.

―Solo era por saberlo, no te pongas así, jejejeje, que no te he preguntado a ti…

―Lo único que hemos sacado en claro de esta conversación es que éste se follaría a Cris si tuviera oportunidad, ya te vale ―dijo Vero dándole otra patada a su chico.

―Jajajajajajaja…

―¿Y tú si tuvieras oportunidad te follarías a Vero? ―le pregunté a Dani para seguir con el juego.

―¿Pero esto qué es?, ¿os habéis puesto de acuerdo las dos?, ¿qué queréis hacer un intercambio de parejas o qué?, jejeje ―dijo Luis.

―¿Un intercambio con vosotros?, antes nos buscamos dos jovencitos, ¿verdad Vero?

―Pues sí, pero no les ha dejado contestar a tu novio la pregunta ―dijo mi amiga dando un sorbo a su copa de vino mirando lascivamente a Dani.

―Yo como Luis, prefiero no contestar ―respondió mi novio rojo de vergüenza.

―Jajajajaja, otro que ha contestado sin hacerlo, ¿así que te follarías a Vero, ¿eh?, vale, vale, ya hablaremos luego en casa ―dije yo en bromas.

―Uy uy uy, te has metido en un buen lío Dani, suerte, ¡¡menuda es Cris!!, oyes además a nosotros nos preguntáis y vosotras no decís nada, ¿y tú Cris, te acostarías conmigo?, jejejeje…

―Eso te gustaría a ti ―le dijo Vero.

―¿Y tú con Dani?

―Yo con Dani no, es muy guapo, pero no…es el novio Cris…no podría, eso nunca ―dijo Vero.

―Y tú no has contestado ―me dijo Dani.

―Pues no lo sé, Luis también es muy guapo, le conozco desde hace muchos años, partimos de la base de que Vero me dejara hacerlo claro…ehhh, pues no lo sé, puede que sí, ¿por qué no?, sería solo sexo ―dije yo ante la mirada incrédula de mis tres acompañantes.

―Serás cabrona, así que te gusta mi novio y no me habías dicho nada, jajajaja, pues yo si me dejaras, no sé, a lo mejor también me follaba a Dani…

―Joder como se está poniendo esto, voy a abrir un poco las ventanas que hace mucho calor aquí, oyes en cuanto queráis hacemos un intercambio de parejas, eh ―dijo Luis levantándose del sofá en un tono medio en broma, medio en serio.

La conversación había degenerado mucho, habíamos empezado Vero y yo diciendo que íbamos a salir de fiesta el sábado siguiente y había terminado en un posible intercambio de parejas. Es verdad que lo estábamos hablando en tono de broma, pero en el ambiente empezaba a flotar una sensualidad y un morbo que eran bastante reales. Por un momento me imaginé a Dani follándose a Vero en una habitación, mientras Luis me follaba a cuatro patas por el culo en el sofá donde ahora estaba sentado. Le miré a mi chico y tenía las mejillas coloradas, conociendo bien su cabecita, ya debía estar dándole vueltas a todo esto.

―Eso te gustaría a ti ―dijo Vero.

―A mí sí, nos lo podríamos hasta plantear ―le contestó Luis.

―¿En serio, me dejarías que me acostara con Dani, con tal de follarte a Cris?

―Bueno chicos, vamos a dejarlo, que al final terminamos mal ―intervino Dani.

―No te preocupes, que por estas cosas no nos enfadamos…

Luego cambiamos de tema y hablamos de otras cosas, así hasta que un rato más tarde nos despedimos de ellos hasta otro día. Dani y yo volvimos dando un paseo, la casa de Vero y Luis quedaba a unos escasos 20 minutos de la nuestra.

―Anda, que vaya conversación, si les dejo un poco más terminan discutiendo ―me dijo Dani.

―Sí, ha sido un poco extraña, pero ha estado divertida y bastante excitante, ¿no?

―Sí, puede ser, ¿así que te follarías a Luis, ¿eh?

―Y tú a Vero, no te fastidias, te has pasado toda la noche mirando sus tetas, ¿o te crees que no me he dado cuenta?

―Es que p

ufffff

, se ha pasado con el escote y…parecía que no llevaba sujetador…

―No, no llevaba…

―Oyes volviendo a la conversación, ¿no te ha parecido todo un poco raro?, parecía un teatrillo, como que lo tuvieran ensayado ―dijo Dani que era muy observador para esas cosas.

―No, no puede ser, estás insinuando que…nooooooooo, no puede ser…

―¿Y por qué no?, estás pensando lo mismo que yo…

―¿Tú crees de verdad que Vero y Luis han hablado de hacer un intercambio de parejas con nosotros y nos estaban tanteando?

―Desde luego es lo que ha parecido…

―Joder, no lo había visto así, no sé, a mí me parecía más en plan broma…

―Ya lo han dicho, llevan juntos toda la vida y nunca han estado con otras personas en el ámbito sexual…me parece normal que quieran probar, o que les dé morbo pensar en tener relaciones con otros…

―No sé, no creo…¿qué pasa, te gusta la idea?

―A mí no, ¿y a ti? ―me preguntó Dani.

―A mí tampoco, si te digo la verdad no me atrae nada imaginarte follando con Vero…

―¿Y tú follando con Luis?

―Pues tampoco, no seas tonto…lo de antes lo decía de cachondeo…

Seguimos andando hablando de estas cosas y por supuesto que no me imaginaba haciendo un intercambio con nuestros mejores amigos, pero el hablar de estas cosas había hecho que me excitara y Dani estaba igual que yo, con total seguridad. Pasamos por un parque que nos quedaba cerca de casa y a pesar de que era tarde, serían sobre las 2 de la mañana, le dije a Dani.

―¿Te apetece si entramos en el parque?

―¿Y eso?, me da un poco de cosa, a saber, lo que nos encontramos allí, quita, quita…

―Venga, solo un poco, nos quedamos en un banco de la entrada, me apetece jugar un poco, como cuando éramos jóvenes…

―Estamos cerca de casa, espérate un poco…

―Venga no seas soso, vamos al parque…y si quieres te cuento alguna historia de mi ex cuando nos enrollábamos en los bancos de los parques…¿no te apetece?

―Venga Cris, no seas mala…vamos para casa…

―En casa no te voy a contar nada de Rafa, así que tú decides…

―Bueno, vamos al parque, pero nos quedamos casi en la entrada eh, que a estas horas me da un poco de miedo, nos puede pasar cualquier cosa…

―Que nos va a pasar, si es un parque súper tranquilo…

Fuimos andando hasta allí y al poco de entrar nos sentamos en un banco. La noche estaba muy cerrada, aunque no hacía demasiado frío para ser Noviembre. Nos quedaba una farola a unos cinco metros, así que estábamos más o menos bien iluminados. Éramos como una pareja de jovencitos que no tienen sitio para enrollarse y Dani yo empezamos a besarnos.

―Estás muy excitado…

―Tú también…

―Al final a lo tonto, yo creo que lo del intercambio nos ha puesto cachondos, jejejeje.

―Puede ser…

―Eres un cabrón, has estado toda la noche mirándole las tetas a Vero ―dije desabrochándole el pantalón.

―Y tú has dicho que te acostarías con Luis ―respondió sobándome las tetas.

―¿Qué te pone más?, follarte a Vero o imaginar que se la estoy chupando a Luis ―dije empezando a pajearle.

―Mmmmmmmmmmmmm…despacio…no sé, las dos cosas…

―¿Cómo te gustaría follarte a Vero?, que es lo que más te gustaría hacer con ella…

―No lo sé…

―Venga, seguro que lo has pensado alguna vez, dime que te gustaría hacer con Vero…

―Tocarle las tetas, chupárselas, hacer de todo con esas tetazas…eso me gustaría…

―Es normal que te gusten, son muy bonitas, las tiene muy bien puestas la cabrona…¿y qué más te gustaría hacerle?

―Pues por ejemplo que se me pusiera encima y me follara mientras veo como se le mueven las tetas esa de puta que tiene…

―Mmmmmmmmmmmmmm…¿te apetece que te cuente alguna historia de lo que hacía con mi ex en los parques? ―dije aumentando el ritmo de la paja.

―Si, por favor, hazlo ―dijo Dani cerrando los ojos, para escuchar la historia que estaba a punto de contarle.

Una noche de verano estaba con Rafa en un parque, seria sobre la una de la madrugada y estaba sentada sobre él, mientras nos comíamos la boca. Me estaba metiendo mano, recuerdo que llevaba una minifalda vaquera y arriba una camiseta normal de color blanco.

Al poco pasó un tío con un perro a nuestro lado, tendría como unos 30 años y nos dijo “buenas noches” y después se adentró en el parque.

Cuando pasó el del perro le saqué la polla a Rafa y ese día recuerdo que le hice una buena paja, la tenía tan grande que me costaba cerrar la mano sobre su tronco, cuando llevaba un rato me pegué más a él, le puse una pierna sobre su regazo y le seguí masturbando mientras le mordisqueaba el cuello y la oreja, él ya estaba a punto de correrse, entonces apuntó con la polla hacia mí y con mucha potencia comenzó a descargar alcanzándome en toda la cara y sobre las tetas.

Después Rafa se sentó detrás de mi cogiéndome por la cintura y metió la mano por dentro de la falda para hacerme un dedo. No me dejó limpiarme y me masturbó con sus lefazos por la cara y el cuerpo.

Eso hacía que me corriera con más intensidad todavía.

Cuando estaba a punto de llegar al orgasmo y mientras Rafa frotaba con fuerza mi coño, vimos a lo lejos que volvía el tío del perro, Rafa no iba a detenerse y yo tampoco quería que lo hiciera. “Ese va a ver lo guarra que eres”, me dijo y comenzó a meterme dos dedos por el coño más rápido.

Incluso el muy cabrón me subió la camiseta cuando el chico del perro estaba cerca de pasar a nuestro lado y le mostró mis dos tetas cubiertas por el sujetador.

Siguió masturbándome fuerte, yo creo que el del perro ni miró del corte, pasó muy rápido a nuestro lado, pero si hubiera llegado a mirar seguro que me hubiera visto con la camiseta levantada y un lefazo ya medio seco en toda la cara. Justo en el momento que pasaba a nuestro lado comencé a correrme, tuvo que oír mis gemidos, Rafa me metió un dedo de la otra mano en la boca para intentar silenciarme, pero ya era tarde, me estaba pegando una corrida sublime y quería que tanto Rafa como el otro se enteraran de que estaba en pleno orgasmo.

Cuando terminé Rafa ya estaba empalmado de nuevo y me hizo sentarme sobre él para follarme. A mí me daba todo igual si alguien pasaba o no, de hecho, le cabalgué excitada sin limpiarme la cara hasta que volvió a correrse dentro de mí y sin saber si había pasado alguien más a nuestro lado.

Tuve que ralentizar la paja o Dani hubiera terminado, le dije que ahora me tocaba a mí, que se pusiera detrás como le acababa de contar que me había hecho Rafa.

―¿No me vas a terminarme la paja?

―De eso nada, que luego se te pasa todo el calentón cuando te corres, me toca a mí…

Nos sentamos lateralmente en el banco y Dani me pasó las manos rodeándome la cintura, si alguien pasara pareceríamos una pareja de enamorados que se estaba abrazando, pero con la mano que quedaba en el respaldo del banco me desabrochó la cremallera de los leggins y metió la mano por dentro de mis braguitas.

―Estás empapada zorra, te pones cachondísima en cuanto te acuerdas de Rafa…

―Ahhhhhhhhhhh siiiiiiiiii…

―¿Te folló muchas veces así en los parques?

―Siiiiiii, muchas…hacíamos de todo, otras veces se la chupaba hasta que se me corría en la boca…o por la cara…

―Pero eso no te gusta, a mí no me has dejado que te lo…

―No me gusta que me lo hagas tú, pero que me lo hiciera él me encantaba, me sentía muy sucia, muy guarra…sentir esa polla explotando en mi cara, mmmmmmmmmmm…

―B

ufffff

ff Crissss…no me digas eso…

―¿Qué te pasa?

―Me babea la polla, me ha dado mucha envidia lo que me acabas de contar…te follaría ahora mismo…

―Tú sigue con los dedos, estoy a punto de correrme…

―¿Te vas a correr pensando en tu ex, o en Luis, o en el de los masajes?, te estás desatando mucho…

―Siiiii, ahhhhhhhhhhhh, no sé qué me pasa, cada vez estoy más cachonda y además a mi novio le pone que vaya zorreando por ahí, ¿verdad que te pone cariño que sea así de guarra? ―dije echando la mano hacia atrás para pegarle un par de sacudidas a su polla por encima del pantalón.

―No me toquessss, ahhhhhhhhhhhh, no me toquessss…siiii, me encanta que vayas zorreando por ahí…me gusta mucho que los tíos te deseen, ver cómo te miran el culo y se mueren por follarte, como le pasa a Luis…

―¿Tú crees que Luis se muere por follarme?

―Pues claro que sí, desde hace mucho tiempo, no te hagas la tonta y no me digas que no te habías dado cuenta…

―Estoy a punto de correrme…

―¡¡¡Serás puta!!!, te hablo de Luis y te me corres encima…

―Siiiiii, ahhhhhhhhhhh, me voy a correrrrrrrrrrrr, me voy a correrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr…

―Dime la verdad, ahora que estás cachonda, ¿harías el intercambio de parejas?

―Me corroooooo, ahhhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhhh, diossssssssssssss que buenoooo, me corroooooooooo, sigueeeeeee, sigueeeeeeeee….

Dani me sacó la mano de dentro del pantalón y se quedó mirando los dedos.

―Joder Cris, me has empapado la mano…

―Buffff, vamos para casa, necesito que me folles bien…antes te voy a hacer una mamada bien lenta en cuanto entremos por la puerta y nada de correrte en mi cara, eso solo lo hacía con Rafa, a ti no te dejo, luego puedes follarme por donde quieras, ¿te gusta la idea?

―¿Y por qué no me la chupas aquí, guarra? ―dijo Dani sacándose la polla sentado en el banco.

―¡¡Que hijo de puta!! ―le respondí pasándome el pelo por detrás de la oreja antes de agacharme sobre su regazo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s