ANA MARÍA OTERO

Tú mundo y el mío,

dos destinos muy distintos.

Planetas alejados,

cuyas órbitas un día se cruzaron.

¿Por qué pasó?

¿Qué sucedió?

No se puede entender,

o no se quiere saber.

Es imposible y no queda más

que esperar y vernos pasar,

dejando un vago recuerdo que,

no te preocupes,

con el tiempo

también se llevará el viento.

http://anamariaotero.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s