ESRUZA

Apareciste después de mucho tiempo,

de repente, inesperado.

Iluminando  un cielo gris

con tu voz, con tus impulsos.

Un te quiero, te deseo,

hicieron remover las sensaciones,

muertas hace tiempo,

sabes cómo hacerlo,

panal de miel en mi existencia.

Apareciste como un sol: radiante;

con  rayos luminosos que,

alejaron nubes negras y tristezas,

y las flores renacieron.

Las sensaciones dormidas despertaron

y fueron mañanas y días luminosos

que sólo tú puedes dar.

Si, una voz, un impulso, un te quiero.

No me olvides nunca

Aunque estemos lejos,

que yo te prometo que amándote

siempre, siempre, estaré.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s