ECONOMISTA

Capítulo 9

Pasé a recoger a Vero y luego fuimos al restaurante donde habíamos quedado con el resto de amigas para cenar y salir a dar una vuelta. La noche con mis amigas transcurrió con total normalidad, lo pasamos muy bien y cuando ya era bastante tarde el resto de chicas se fueron yendo a casa una a una hasta que Vero y yo nos quedamos solas.

Conozco a Vero desde que éramos bebés, prácticamente, somos del mismo año y sus padres vivían en el mismo portal que los míos. Lleva con su novio Luis toda la vida y que puedo decir de ella, que es una gran amiga, siempre ha estado ahí en los buenos momentos, pero sobre todo en los malos. Es muy buena gente, un poco fiestera y no tiene ningún tipo de maldad, ella no fue a la universidad, desde jovencita se puso a trabajar en una tienda de ropa en cuanto terminó el instituto, rubia, pelo largo, un poco más alta que yo, nariz aguileña y ojos azules, es muy guapa y tiene un cuerpazo que siempre me ha dado un poco de envidia, sobre todo por sus imponentes tetas, que son lo que más destacan de ella junto con su tatuaje en el brazo izquierdo desde el hombro hasta el codo.

Bueno, pues esa noche salimos con más amigas, pero se fueron marchando a casa y al final como siempre, Vero y yo nos quedamos solas, serían las tres de la mañana y Vero no tenía ninguna intención de que nos fuéramos para casa todavía.

―Oye, ¿y si vamos a La cabaña musical?, hace mucho que no vamos…

―¿A la cabaña?…uffff que pereza, seguro que están allí mi hermano y sus colegas…

La cabaña musical se encontraba en nuestro antiguo barrio y era el bar donde siempre terminaban la noche Adrián y sus amigos, Vero y yo habíamos ido muchísimo cuando éramos más jóvenes, pero tenía razón en que hacía tiempo que no íbamos.

―Venga tía, vamos que ya sabes que me encanta la música que ponen, además no me apetece irme para casa todavía…

―Bueeeeeno, vamos un rato….

Tampoco le costó mucho convencerme, fuimos andando hasta allí y efectivamente como me suponía estaban mi hermano y sus amigos con las chicas de su grupo. Adrián estaba algo separado hablando con una chica, que curiosamente ¡¡llevaba el mismo vestido que yo!!, como odio eso, coincidir con alguien que va exactamente igual, es lo que tiene el llevar un vestido de mi famosa tienda de ropa.

Vinieron a saludarnos los chicos y Hugo que también estaba por allí con otra chica se quedó un rato hablando con nosotras, entonces mi hermano comenzó a enrollarse con la morena con la que estaba apartado, una chiquilla que no tendría más de 20 años, con el pelo largo, rizado, muy guapa y que llevaba varios tatuajes en los brazos y en la espalda. Aunque llevaba el mismo vestido que yo, lo lucía de manera distinta, yo me había puesto unos botines negros por encima de los tobillos y ella llevaba unas botas altas que le tapaban las rodillas y con las que parecía una auténtica fulana, hasta su falda parecía más corta que la mía, que ya era difícil, apenas le tapaba el culo, que por cierto manoseaba mi hermano sin cortarse un pelo.

Vero y yo terminamos de hablar con Hugo, nos pedimos una copa y nos quedamos solas en un lado de la barra hablando.

―Como me gusta este chico, joven, guapo, educado y buen estudiante, además tiene unas manos que ufffffff ―dijo mordiéndose el labio.

―Ya me he dado cuenta que te gusta…

―Joder tía, me pone cachondísima cada vez que me pone las manos encima…cuando llego a casa le toca a Luis pagar las consecuencias.

―Vaya pobrecito, jajajaja., seguro que lo hace a disgusto…

―Jajajajaja, además lo sabe, se lo he contado, que llego cachonda porque Hugo me hace el masaje y me dice que a ver si me hago más masajes…lo tienes que probar Cris…no me digas que no te da morbo que te ponga las manos encima y te pegue un buen magreo en el culo ese tío con lo buenorro que está.

―Pues la verdad es que no mucho, le conozco desde que era un pitufo, aunque era es verdad que está muy bueno.

―El que por cierto se está poniendo las botas es tu hermano, joder qué manera de comerse la boca con la chiquilla, ¿la conoces?

―Pues no, pero vamos, no están haciendo nada que no hiciéramos nosotras con 20 años…quién les pillara otra vez…

―Bueno habla por ti, a mí a los 20 ya casi se me había pasado esa pasión, llevo saliendo con Luis desde los 16, tú sí que viviste esa época más intensamente, era cuando estabas con ese el de la moto…

―Puedes decir su nombre, Rafa, ¿sabes que nos le encontramos hace poco?, yo estaba con Dani y sus amigos…

―¿Ah sí?…y qué tal?…¿te dijo algo?

―Sí, estuvimos hablando un rato, sigue igual de siempre, igual de guapo, pero igual de cabrón y gilipollas, quería ligar conmigo y eso que le dije que tenía novio, no sé qué se esperaba, que me iba a tirar a sus brazos como cuando estaba en la universidad.

―Vaya elemento, aunque estuviste muy pillada por ese tío…

―Sí, pero bueno, son errores de juventud.

Justo en ese momento Adrián dejó de morrearse con la morena, mientras se seguían mirando con deseo, mi hermano no dejaba de acariciar su trasero y ella sin cortarse un pelo bajó la mano y le sobó el paquete por encima del pantalón, era como que le estaba haciendo una paja sobre el vaquero, estuvo así casi medio minuto, hasta que cogidos de la mano se fueron despidiendo del resto de sus amigos.

―Ala tía, has visto eso.

―¿El qué?

―Venga no me digas que no te has dado cuenta de cómo le ha sobado el paquete a tu hermano por encima del pantalón.

―No, no me he dado cuenta…

―Sí, ya, pues menuda empalmada lleva tu hermanito…

―Joder tía, que es mi hermano, no me digas eso…

No quería pensar en esas cosas, pero lo peor es que Vero llevaba razón, me había dado cuenta desde el principio del bulto que tenía Adrián bajo los pantalones, es que era muy exagerado, ¿pero qué narices me pasaba y por qué no podía dejar de mirar el paquete de mi hermano pequeño?. Me había puesto caliente además que la morena llevara el mismo vestido que yo, ver como Adrián sobaba ese culo me daba mucho morbo, no podía explicarlo, pero estaba mojando mi tanguita y por momentos se me llegó a cruzar por la cabeza que debajo de ese vestido estaba mi cuerpo y no el de la otra chica. Fue una sensación muy extraña, pero a la vez excitante, por suerte ya habían terminado de besarse.

Cuando se despidió de sus amigos, alguno le debió decir que estábamos Vero y yo en el bar, pues no nos había visto y vino a saludarnos sin soltar de la mano a su chica, que de cerca era todavía más guapa. Ella también se dio cuenta de que llevábamos el mismo vestido, aunque no dijo nada.

―Hola hermanita, no sabía que estabas aquí, me dijo dándome dos besos.

―Es que estabas muy ocupado ―le contestó Vero.

Mi hermano se rio antes de darle dos besos a Vero y sin presentarnos a la morena, ni decirnos nada más, se fue de la mano con ella. Seguramente a follar en cualquier sitio.

―Anda que también ya es casualidad que vayas igual vestida que el ligue de tu hermano ―dijo Vero.

―Pues sí.

―Pero te quedaba mejor a ti el vestido, eh, mucho mejor…

―Muchas gracias, como se nota que eres mi mejor amiga, bueno qué, ¿nos vamos ya para casa?

―Yo creo que sí, ya es tarde, además después de ver al Hugo éste me han entrado unas ganas locas de follar, en cuanto llegue a casa le pienso despertar a Luís para que me eche un polvo…

―Mmmmmmmmmmm que cabrona…

―Es lo que tiene el salir de fiesta, que me pone caliente…

Cogimos un taxi las dos juntas y primero llevó a Vero hasta su casa y luego me llevó a mí, cuando me quedé a solas en el taxi no pude evitar acordarme de lo que había pasado durante la noche, seguía muy excitada y volví a pensar en Adrián y en aquella morena tatuada tan guapa. A su edad es difícil encontrar sitios para estar solos, recuerdo que con 20 años no podía permitirme pagar un hotel y Rafa y yo follábamos en cualquier sitio, así que se me vino a la cabeza en ese momento, ¿dónde se estaría follando mi hermano a aquella morena?

¿Y por qué estaba tan cachonda?, ¿por pensar en Rafa?, ¿por ver la tremenda erección que llevaba Adrián bajo los pantalones?, ¿por imaginarme las manos de Hugo masajeando también mis glúteos en el gimnasio como le hacía a mi amiga?. Yo creo que era un poco de todo y seguramente tuviera que hacer lo mismo que Vero, en cuanto llegara a casa tendría que despertar a Dani para follar con él.

Efectivamente entré en el dormitorio y quitándome los zapatos me subí encima de la cama y fui gateando hasta donde estaba mi chico. Como no se despertaba me metí dentro de las sábanas y con cuidado le agarré la polla, muy despacio comencé a meneársela hasta que se despertó.

―¿Pero ¿qué haces?, mmmmmmmmmmmmmm ―dijo Dani recibiendo con alegría aquella sorpresa.

Apenas tuve que hacer esfuerzo para que se le pusiera dura, Dani alargó el brazo y me tocó las piernas, luego se dio cuenta de que no me había quitado la ropa.

―¿Acabas de llegar?

―Sí…

―Es muy tarde…¿y por qué vienes tan caliente?

―Porque me han entrado muchos chicos…y me ha gustado que me miren…alguno hasta ha intentado tocarme el culo…

―¿Ah sí?, cuéntamelo…

Me subí la falda y me puse encima de Dani, luego me aparté el tanguita y sujetándole la polla hice que me la metiera.

―Joder Cris, estás muy mojada, como ha entrado…

―Hemos ligado mucho esta noche, Vero y yo…

―¿Las dos?

―Sí, yo con uno que no conocía y Vero con Hugo, el de los masajes…

―¿Os le habéis encontrado?

―Sí, hemos ido a La cabaña…

―Como os gusta ir allí a zorrear con los amigos de tu hermano…

―Sí, ya sabes que nos pone mucho ―dije follándome a Dani muy despacio.

―Mmmmmmmmmmmmmmmmmmm…

―¿Y tú con quién has ligado?

―Pues con unos chicos que nos hemos encontrado, no estaban nada mal, me ha pedido el número de teléfono.

―¿Y se lo has dado?

―Pues claro que no, por quién me tomas…no soy tan zorra, tengo novio…

―Me gusta mucho que hayas venido tan caliente.

―¿Te hubiera gustado que le de mi número de teléfono para que me llamara?

―Mmmmmmmmmm, sí, me hubiera gustado.

―Pues para otro día se lo daré.

―Cuéntame lo de Vero, ¿ha ligado con el de los masajes?

―Ha estado un buen rato hablando con él.

―Pobre Luis, al final le va a hacer un cornudo.

―¿Pobre?, ¿por qué?, tiene que estar encantado, Vero llega a casa bien cachonda después de que la metan mano…

―Mmmmmmmmmmmmmmmmmm…

―Voy a tener que empezar a ir yo también a que Hugo me haga el masaje, tengo muy cargado el culito.

―Pues yo lo veo bien ―dijo Dani apretándomelo con ganas.

―Así me lo va a tocar Hugo, yo también voy a llegar a casa bien sobadita, ¿te imaginas que el amigo de mi hermano me hace un buen masaje en el culo?

―Joder, mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm…

―¿Quieres que me lo haga?

―Nooooooooooooooooooo, no quiero que te toque ese tío…

―¿Y por qué estás tan excitado?

―Mmmmmmmmmmmmmmmmm, Crissss, no me queda mucho, voy a correrme…

Yo seguía encima de él, con el vestido puesto, moviéndome despacio y sabiendo que Dani estaba a punto de terminar dentro de mí.

―Me gusta que te miren los amigos de tu hermano, se ponen las botas mirando tu culazo, seguro que luego se hacen pajas pensando en ti…

―Mmmmmmmmmmmmmmm, eso piensas tú…

―Te lo miran todos…

―¿Todos? ―dije yo, sabiendo por donde iba.

―Sí, hasta tu propio hermano seguro que te mira el culo, te quedan tremendas las mallas que llevas al gimnasio…pareces una puta marcando culo tan a lo bestia…

―Mmmmmmmmmmmmmmm, eres un pervertido…¿cómo me va a mirar Adrián el culo?

―¿Por qué, te molestaría?

―Nooo, que mire lo que quiera, ¿sabes que hoy se estaba enrollando con una morenita muy guapa?

―Mmmmmmmmmmmm, ¿y estaba buena?

―No estaba mal, no es de las que te gustan a ti, es como dices tú un poco choni, llevaba muchos tatuajes y no te lo vas a creer, pero llevaba el mismo vestido que yo…

―Joder, ¿tu hermano se estaba morreando con una chica que iba igual vestida que tú?, ¡¡anda ya!!

―Que sí, es verdad…

―¡Qué casualidad!, mmmmmm, pues eso es muy morboso…

―Lo que no sé es que hacemos hablando de mi hermano mientras follamos…ahhhhhhhhhh.

―No sé, igual es que te pone cachonda…

―Deja de decir tonterías, ahhhhhhhhhhhhh…

―Estaría empalmado tu hermano, ¿te has fijado?…

―Te quieres callar joder, estoy a punto de correrme…

Entonces no pude evitar pensar en la tremenda erección que llevaba mi hermano, se me vino a la cabeza el enorme paquete que se le marcaba bajo los pantalones, seguía follando con Dani y estaba a punto de correrme, ahora sí, pensando en la polla de Adrián. Aquello se nos estaba yendo de las manos.

―¿Te fijaste o no?, voy a correrme Crissss…

―Yo también estoy casi, mmmmmmm ―dije moviéndome más rápido sobre él.

―¿Te fijaste en la polla de tu hermano?, dímelo, me corrooo, ahhhhh…

―Sí, ahhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhhhhhh, me fijé, ahhhhhhhhhhhhh, siiiiiiiiiii, me he fijado, ¿eso querías escuchar?, ¡¡¡¡eres un puto cerdo!!!!, ahhhhhhhhhhhhh, me corroooooooooooo, me corroooooooooooooo…

―Ahhhhhhhhhhh Crissssssss, ahhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhh, joder que bueno…

Me dejé caer a su lado, menudo polvazo acabábamos de echar. Yo creo que al momento nos avergonzamos los dos de lo que nos acabábamos de decir.

―Joder Dani, se nos ha ido la pinza…

―Ya te digo, jajajajaja…pero he hecho que te corras…

―Eres un cabrón…

―Y tú la mejor Cris, eres increíble en la cama, no tienes limites joder…ufffff que bueno, como te quiero, me encanta que seas tan morbosa…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s