ECONOMISTA

Capítulo 7

Como se suele decir, casi había sido peor el remedio que la enfermedad. Había decidido ir al gimnasio con Vero para desconectar un poco del tema de Rafa y ahora resulta que me había metido en otro lío. No sabía que es lo que me había pasado la noche anterior, cuando me masturbé en la cocina, me daba vergüenza acordarme de lo que había hecho.

¡¡Joder me había masturbando pensando en mi hermano completamente desnudo!!

Y lo peor es que me había corrido como hacía tiempo que no lo hacía. Por suerte al día siguiente cuando volvimos al gimnasio no estaba Hugo, solo hacía prácticas allí tres días a la semana, que solían ser lunes, miércoles y viernes.

―¡Qué pena que no esté Hugo!, hoy hubiera repetido masaje, menudas manos tiene…uffffff, llegué cachondísima a casa, menudo polvazo eché ayer con Luis ―me dijo Vero.

―¿Lo dices en serio Vero?, pero si les conocemos desde que eran unos críos…como te puede excitar…

―Sí, pero ya hace tiempo que dejaron de ser unos críos, no me digas que no están buenos ahora, empezando por tu hermano, joder mírale, alto, guapo, menudos brazos tiene, mmmmmm ―dijo mordiéndose los labios.

―Bueno vale ya, no me digas nada…que estás muy pesada con mi hermano…

―Jajajajaja, como te pones…

Estuvimos haciendo ejercicios de glúteos como el día anterior, Adrián y sus amigos andaban por allí y no dejaban de mirarnos a la vez que entrenaban. A mí me ponía muy nerviosa que lo hicieran, a ver si Dani iba a tener razón y hasta mi hermano me miraba el culo mientras entrenaba. Me empecé a rayar mucho con ese tema, pero a la vez me palpitaba el coño con una intensidad que no recordaba desde la época de Rafa.

Adrián se acercó con uno de los monitores y mientras hacía sentadillas hizo un comentario medio en broma, que también escuchó Vero.

―Vamos hermanita, baja ese culo que parece que te pesa, jajajaja.

Luego en los vestuarios después de ducharnos Vero me preguntó si íbamos a volver al día siguiente.

―Sí, ahora que lo hemos retomado no lo podemos dejar…

―Vale, a ver si está Hugo, mañana pienso ir a que me haga otro masaje…

―Para eso quieres venir tú a entrenar ―dije yo.

―Pues claro, además me encanta el grupito ese de amigos de tu hermano, ¿no te has fijado como nos miran mientras entrenamos?, yo creo que te miran a ti, ese culazo que tienes…

―Anda deja de decir tonterías…

―Sí, ya tonterías…yo porque estoy con Luis, si no alguno de estos ya había caído, empezando por tu hermano…

―Tía Vero, como me dices eso…

―Sí, ya lo sé, sí Adrián es como un hermanito pequeño para mí, pero es que se ha puesto que uffffff, me derrito, jajajaja, tú lo que tienes que hacer es probar mañana las manos de Hugo, ya verás, te va a encantar…

―No sé, me da un poco de apuro…

―Te va a dejar el culo y las piernas perfectas y descansadas para el fin de semana…tú hazme caso…

―Casi, lo voy a dejar para ti lo del masaje, bueno Vero tengo que irme.

―Hasta mañana.

Llegué a casa dándole vueltas a lo que estaba pasando en el gimnasio, se estaba creando un clima de morbo, erotismo, sexo y sudor que me tenían muy confundida. Casi prefería volver al tema de Rafa, cuando estuviera en la intimidad con Dani. Esa noche llegué demasiado cansada a casa y esta vez le tocaba a Dani compensarme por las muchas pajas que yo le hacía. Me tumbé en la cama y le dije que me hiciera un buen masaje por la espalda, con un aceite especial que habíamos comprado.

La verdad es que Dani es fantástico con las manos y me hizo un masaje tan bueno que no creo que durara más de 20 minutos hasta que me quedé dormida.

Al día siguiente volvimos al gimnasio Vero y yo, era viernes y le tocaba trabajar a Hugo. Nada más vernos nos saludó.

―Hola chicas, venga a entrenar duro, luego si queréis, ya sabéis donde estoy…

―Cuenta conmigo, el otro día me vino fenomenal el masajito y hoy seguro que también se apunta Cris ―le dijo Vero.

―Yo hoy tengo un poco de prisa, pero otro día seguro ―salí rápido del paso.

Nos metimos en el vestuario para cambiarnos y enseguida me dijo Vero.

―Pero tú eres tonta, ¿por qué no quieres que te haga el masaje Hugo?, les hace fenomenal y te va a venir muy bien para el fin de semana, nos estamos pegando mucha caña estos días, estoy con unas agujetas que no me tengo.

―Sí, yo estoy igual, me duele todo, sobre todo el culo, pero no sé…bueno de momento tú haz lo que quieras y déjame tranquila.

―Desde luego que lo pienso hacer, estoy deseando que me ponga las manos encima el amiguito de tu hermano…

―Vale Vero, cambia ya de tema, que estás muy pesada, jajajajaja.

Estuvimos haciendo un poco de abdominales y luego nos metimos en la clase de Spinning para rematar la semana. Nos pegamos una ducha rápida y después Vero cumplió su palabra y se metió en un pequeño cuarto que tenía Hugo para hacer los masajes, yo la acompañé hasta allí.

―Bueno chicos os dejo, hasta la semana que viene.

―Hasta la semana que viene Cris ―me dijo Hugo.

―Adiós guapa, luego hablamos…

Y allí dejé a Vero mientras se empezaba a quitar las mallas para tumbarse en la camilla. Se me quedó grabado el culo de mi amiga en tanga al bajarse el pantalón y como Hugo miraba hacia otro lado, mientras preparaba un par de toallas para cubrir los glúteos de mi amiga.

Por suerte esa tarde no estaban en el gimnasio Adrián ni el resto de sus colegas, estaban entrenando con el equipo de fútbol que tenían. Y digo por suerte, porque no sabía qué es lo que me estaba pasando con mi hermano Adrián. Me había quedado muy confundida por haberme masturbado el otro día pensando en él y no podía olvidarme de la intensidad con la que me había corrido, intentaba olvidarme de ello y pensar que solo había sido algo puntual, pero no podía sacármelo de la cabeza.

Cuando llegué a casa Dani me había preparado la cena y luego nos tumbamos en el sofá a ver una película. Al poquito me llegó un WhatsApp de Vero.

Vero 23:20

La semana que viene sin falta tienes que dejar que Hugo te haga un masaje, no veas que, gozada, me ha dejado dolorida, pero ha estado genial, menuda sobada de culo me ha pegado el cabrónestoy muy, pero que muy hot.

Cris 23:20

Jajajaja, el lunes me cuentas, buen finde.

Dani me preguntó con quién hablaba y le dije que, con Vero, entonces le enseñé el mensaje que me había mandado.

―¿Y eso?, ¿cómo que Hugo te va a hacer un masaje?, no me habías dicho nada y parece que Vero se lo está pasando muy bien con él.

―¿Te molestaría que lo hiciera?

―¿Por qué me va a molestar?

―Ahhhh, no sé, parece que te has puesto un poco celosillo…

―En absoluto.

―Pues es que Hugo lleva toda la semana insistiendo en hacerme un masaje, ya sabes que está haciendo las prácticas de fisio en el gimnasio.

―Ese lo que quiere es sobarte el culazo, como a Vero…

―Mmmmmmmmmmmm, ¿no te gustaría?

―Yo creo que a la que le gustaría es a ti, parece que tienes mucho interés en que Hugo te haga el masaje, puedes hacerlo si quieres, no me tienes que preguntar, ya lo sabes…

―Mmmmmmmmm, pues yo creo que lo estás deseando, ven aquí cariño, no te enfades ―dije poniéndome juguetona y pasándole la pierna por encima del paquete.

―Estate quieta Cris, que estamos viendo la peli ―dijo Dani haciéndose el ofendido mientras su polla se ponía dura bajo los pantalones.

―Como quieras…

―Lo dejamos para mañana…

―A lo mejor mañana la que no quiere tema soy yo ―dije volviéndole a rozar con el muslo sobre el paquete que ya lucía una tremenda erección.

―Vale ya Cris, te he dicho que hoy no ―me contestó Dani retirándome la pierna de su regazo.

―¿No te apetece?, ¿y por qué estás tan empalmado?, seguro que es por el mensaje que te he enseñado, debes estar pensando en que Hugo me pone las manos encima a mí, ¿verdad?

Dani se tapó la erección con un cojín, parecía enfadado y yo no dejaba de avergonzarle y de sacarle los colores.

―¡¡Vale pues no!!, no me hace gracia que el amigo de tu hermano te ponga las manos encima, luego seguro que se lo cuenta a todos…seguro que les dice que te ha estado magreando el culo y los demás harán bromas al respecto, ¿eso querías que te dijera?

―No seas infantil anda, Hugo es un profesional, siempre ha sido muy serio y no van a hacer bromas con eso…

―Como se nota que no tienes ni idea de que como son estos jóvenes con 21 años o ¿ya no te acuerdas cuando los tenías tú?…

―Madre mía las tonterías que estás diciendo, te ha entrado un ataque de cuernos total, con erección y todo, jajajaja.

―Te estás pasando Cris…

―Bueno anda, vamos a dejar el tema que empezamos con una bromita y acabamos discutiendo…

No me pareció extraño el comportamiento de Dani, le gustaba mucho hablar y fantasear, sobre todo cuanto estábamos cachondos y metidos en faena, pero si no estamos haciendo nada estos temas le incomodaban bastante, yo lo sabía, pero me gustaba picarle, por eso le enseñé el mensaje de mi amigo Vero. Estaba convencida de que mi chico iba a estar toda la noche dándole vueltas al tema de que Hugo podría darme un masaje en el culo la semana que viene en el gimnasio.

Al día siguiente, el sábado por la noche quedamos con unos amigos, que vinieron a cenar a casa, no pasó nada relevante con ellos, pero cuando se fueron Dani me dijo que tenía ganas de follar, lo mismo que yo, nos habíamos bebido unos vasos de vino durante la cena y teníamos que rematar la noche.

―¿Vamos a la habitación y nos ponemos cómodos? me preguntó mi chico.

―Por supuesto, déjame a mi primero, que me ponga algo sexy y me arregle un poco y ahora en cinco minutos ven a la habitación…

―Mmmmmmmmmmmmmmm perfecto…espera Cris no te vayas, antes quería comentarte una cosa, me da un poco de vergüenza, es sobre…

―Dime, ¿es sobre Rafa, ¿no?

―Sí, ¿te importa si hoy fantaseamos con él?, es que el otro día me pareció que ya te incomodaba el tema, pero a mí me pone mucho, si no te gusta no lo volvemos a tocar y fuera…como tú quieras…

―No tranquilo, hoy me parece bien.

―Si te digo la verdad quiero saber lo que hacías con él, me da mucho morbo, quiero que me cuentes todo lo que te acuerdes…

―Mmmmmmmmmm, pues vete preparando entonces, porque tengo muchas historias que te van a gustar…

―Ufffff Cris, no me digas eso…

―Ahora me voy a poner algo sexy y hablamos…dame unos minutos.

Entré en la habitación y me puse un conjunto de lencería, con medias, ligas y ligueros incluidos. Luego me maquillé y me puse unos zapatos de tacón, para esperar a Dani de pie junto a la cama con los brazos en jarra.

―Ya puedes venir…

Entró mi chico en la habitación y se quedó unos segundos mirándome.

―Wow, estás increíble Cris, me encanta ese conjunto que te has comprado, es la hostia…

―Ven aquí despacio.

Dani vino hasta donde estaba yo e intentó besarme poniéndome las manos en el culo.

―Shhhhhhhhh, nada de tocar todavía…,desnúdate y túmbate en la cama…

A toda velocidad se fue quitando la ropa para luego tumbarse en la cama completamente desnudo mientras se sujetaba la polla. Me puse a su lado y le pasé la pierna encima de su muslo a la vez que le agarraba la polla.

―¿Te gustan? ―pregunté por mis ligas que Dani no dejaba de mirar.

―Uffffff, me encantan, te sientan genial.

―La primera vez que me vestí así con un conjunto de estos fue para Rafa, él lo había visto en una película porno y quería que me vistiera así para él, no era un conjunto tan bonito como este, en aquella época no podía permitirme comprar uno muy caro, pero le gustó bastante, me dijo que parecía una puta…y eso le excitaba.

―Joder Crisss, uffffffff, vas directa, despacio, mmmmmmmmmmmmm, me encanta como me haces estas pajas, me vuelves loco, mmmmmmmmmmmmmm…

Efectivamente ya le estaba masturbando, sabía que si le hablaba de Rafa me iba a durar poco, pero él se lo había buscado, de todas formas, intentaba pajearle lo más despacio que podía y Dani no hacía más que resoplar mientras cerraba los ojos imaginando lo que le contaba.

―Tengo una historia muy buena, llevaría aproximadamente unos 10 meses saliendo con Rafa cuando sucedió, escucha.

Un fin de semana mis padres se fueron al pueblo con mi hermano y me dejaron la casa para mí sola, desde el viernes después de comer. En esa época manteníamos relaciones prácticamente a diario, (sexo, pajas, mamadas…), pero casi nunca podíamos disfrutar de la tranquilidad y comodidad de un piso. Rafa me dijo que me fuera preparando. que se iba a reservar, iba a hacer todo lo posible para estar por lo menos tres días sin correrse…seguramente no había estado tantos días sin hacerlo desde que empezara a hacerse pajas.

En cuanto se fueron mis padres, llamé a Rafa y se presentó en mi casa, en menos de 10 minutos ya estaba en la cama de mi habitación con toda su polla dentro de mí, estábamos súper calientes, pues llevábamos tres días son follar.

Me folló como un animal y luego me dijo que me tumbara en la alfombra de mi habitación y me masturbara para él, que lo quería ver. Se puso de pies delante de mí, puso cada pie a ambos lados de mis costados y se empezó a pajear. Su polla quedaba aproximadamente a un metro de mi cara y yo sabía lo que iba a pasar.

Así que allí estaba yo en la alfombra de mi habitación, tumbada boca arriba, masturbándome y Rafa de pies meneándose la polla, me dijo ”te voy a llenar de lefa como a una buena zorra, sé que lo estás deseando, pídemelo”

Yo estaba a punto de llegar al orgasmo y saber que en breve iba a estar cubierta de leche me excitaba todavía más, así que le dije “córrete encima de mí, vamos, córrete, sabes que soy una guarra de mierda y me lo merezco por puta”.

En cuanto terminé de decir estas palabras, Rafa apuntó con la polla hacia abajo y tal como estaba de pies comenzó a correrse, en cuanto noté las primeras gotas de semen en mi cara, me dejé llevar llegando al orgasmo. Era increíble, sentía como su semen me iba cayendo desde arriba, lo puso todo perdido de lefa, el suelo, mi cara, el pelo, las tetas…

¡¡¡Fue una corrida impresionante!!!. Nunca he vuelto a ver una igual, ni tan siquiera parecida, la de semen que pudo acumular en apenas tres días.

Cuando me iba a incorporar, Rafa me puso un pie sobre el hombro y no me dejó levantarme, “quieta zorra, no vayas a limpiarte, vaya pintas de puta que tienes desde aquí arriba, me encanta, te quiero follar así, con esas pintas, como tú te mereces, como una buena puta”.

Yo estaba tumbada en el suelo de mi habitación, completamente cubierta de semen, incluso tuve que apartar un poco que tenía por el ojo, me sentía muy sucia y eso me calentaba más todavía, en unos segundos la polla de Rafa volvió a estar lista y comenzó a follarme.

Fue una pasada recibir esos pollazos notando el sabor de su esperma en mi boca y por mi cara, mientras me follaba Rafa iba recogiendo el semen de mi cara con los dedos y me los iba metiendo en la boca “traga zorra, sé que esto te encanta”.

Lo hizo hasta que no quedó ni una sola gota por mi cara, ni por mi cuerpo, ahora estaba todo en mi boca y en mi garganta. Después me puso a cuatro patas y me la metió fuerte, me azotó el culo hasta que ya no aguanté más el dolor y por último se corrió dentro.

Por la tarde follamos dos veces más en mi cama y después de cenar le hice una mamada hasta que terminó en mi boca. Nos quedamos dormidos muy rápido ese viernes.

El sábado me levanté desnuda a prepararle el desayuno, para llevárselo a la cama, pero el que me sorprendió fue él a mí, se acercó despacito, no le oí llegar y me puso contra la encimera de la cocina, vaya susto me dio, como un salvaje y sin decir ni buenos días me folló de nuevo. Cuando se corrió se volvió a la cama y me dijo que ya le podía llevar el desayuno.

Durante ese día solo nos dedicamos a follar, comer y vimos un par películas, no nos vestimos en todo el sábado. Rafa sacó todo su repertorio de azotes en el culo, en las tetas, en la cara, insultos, me dio por el culo, se corrió en mi pelo, perdí la cuenta de cuantos orgasmos tuve, me hizo todas las cerdadas que se le pudieron imaginar y más…

El domingo por la mañana, al despertarnos me la volvió a meter, un polvo matutino, lento, suave, lento. No era su estilo y así no sabía hacerlo, le dije que o me follaba fuerte o no me iba a correr, “trátame como a una guarra, creo que ya sabes lo que me gusta”, y recuerdo que contestó algo así como “te vas a enterar zorra”.

Me folló en todas las posturas que quiso, agarrándome por el pelo, luego puso su polla a la altura de mi cara, me hizo arrodillarme y sin soltarme el pelo se comenzó a pajear mientras me decía “me voy a correr en tu cara, guarra de mierda, vamos tócate y córrete tú también”. Aquella vez apenas eyaculó, estaba exprimido después de todo el fin de semana, “joder Cris, me has dejado seco, tengo la polla destrozada, nunca había estado con una tía tan puta como tú”.

Contar ese fin de semana entero a Dani me llevó varias sesiones de sexo, le relataba un poco y mi chico se corría, otro día un poquito más y así hasta que supo lo que hicimos ese finde con todo lujo de detalles.

Poco a poco la fantasía de Dani fue evolucionando o cambiando, al principio lo que le gustaba a Dani era imaginar que otros me miraban, o me sobaban el culo o que se masturbaban pensando en mí e incluso que pajeaba a otro y le hacía eyacular sobre mi cuerpo, pero le fui llevando a mi terreno y cada vez fantaseábamos con cosas más fuertes, así hasta que un día supe que Dani ya estaba preparado para escuchar como mi ex quiso ligar conmigo el día que nos encontramos con él saliendo de fiesta.

Una noche le estaba masturbando a mi chico en el sofá, tan solo llevaba puesto un tanga y el sujetador y Dani gemía sentado con la cabeza echada hacía atrás, mientras me acariciaba el culo.

―¿Te acuerdas el día que vimos a Rafa en la discoteca?

―Sí, ¿por?

―Pues menos mal que estabas tú…

―¿Y eso, por qué?

―Bueno, no te había contado nada, pero esa noche quiso ligar conmigo…

―¡¡¿Cómo dices?!!…

―Sí, tranquilo, él es así..

―Un puto chulo, ¿y por qué no me lo habías contado antes?

―Te lo estoy diciendo ahora…

―¿Y qué te dijo?

―Me preguntó que quién era mi novio y luego me dijo que nos fuéramos a la calle él y yo solos…que nos buscáramos un sitio para estar solos…

―¿Eso te dijo?, ¿en serio?

―Sí…

―¿Y tú le dijiste quién era yo?

―Claro, él te vio… y también le dije que se podía ir a la mierda…

―Muy bien cariño…

―¿Te hubiera gustado que me hubiera ido con él?

―Mmmmmmmmmmm, Crissss, nooooo…claro que no…

―¿Ah no?…¿y por qué se te ha puesto tan dura de repente?…

―Ahhhhhhhhh, cállate, no sigas estoy a punto de correrme…

―¿Quieres que te cuente lo que hubiera pasado si hubiera salido a la calle con él?, lo que me hacía cuando éramos novios…

―Ahhhhhhhh Crissss, sigueeeeeeeee, ahhhhhhhhhh…

―Joder, es hablarte de él y te pones a punto de explotar en unos segundos…mmmmmmmmmmm, pues si hubiera salido con él del bar, me habría llevado a cualquier callejón oscuro o a una calle medio vacía, me hubiera bajado los pantalones y me habría follado contra la pared, o contra un coche o dentro de un portal, cualquier sitio le hubiera valido…

―Cris me voy a correr, ¡¡¡Cris!!!, ahhhhhhhhhhhhhhh….

―Mmmmmmmmmmmm, ¡¡¡me encantaba sentir sus huevos rebotando contra mi culo cuando me follaba a lo bestia!!! ―le dije con voz de zorra.

Y no pudo aguantarse más, Dani comenzó a correrse, mientras mi mano subía y bajaba lentamente, pero con firmeza sobre su polla a la vez que le daba mordisquitos en la oreja.

―¡¡Mmmmmm, que bien me follaba!!…eso es córrete cariño, córrete…

Aquello solo fue el principio, con lo morboso que era mi chico y lo que le excitaban estos temas, sabía que después de Rafa íbamos a seguir fantaseando con otros. Le volvía loco imaginar que le ponía los cuernos, que otros me miraran, que se masturbaran pensando en mí, que se me corrían encima.

Un par de semanas más tarde iba a salir de fiesta solo de chicas, con Vero y otras amigas. Era una buena ocasión para seguir avanzando en nuestros juegos y fantasías.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s