ECONOMISTA

Capítulo 6

Todo esto de Rafa me estaba empezando a afectar, necesitaba desconectar un poco, hacer ejercicio, romper a sudar, tomarme un café con una amiga, en definitiva, cambiar de aires. Siempre he sido de hacer mucho deporte, aunque esa temporada lo había dejado un poco de lado y además había retomado el fumar, poco eso sí, tres o cuatro cigarrillos al día.

Volví al gimnasio donde llevaba tres o cuatro meses sin ir, llamé a mi mejor amiga Vero y fuimos al gimnasio de siempre, uno pequeñito que estaba en mi antiguo barrio, al lado de la casa de mis padres. Allí había buen ambiente, conocía a la gente, a los monitores y solía estar mi hermano con su grupo de amigos.

En el vestuario estuve hablando un rato con Vero, era mi mejor amiga de toda la vida, del barrio, también tenía 29 años y trabajaba en una tienda de ropa, aunque de la competencia, rubia, pelo largo, era un poco más alta que yo, llevaba un tatuaje por todo su brazo izquierdo, desde el hombro hasta debajo del codo y físicamente destacaba porque a pesar de estar delgada tenía dos enormes pechos, Vero siempre había tenido las tetas muy grandes y los chicos se fijaban mucho en ella, aunque llevaba saliendo con Luis toda la vida, desde que tenían 16 años.

Nada más entrar al gimnasio vimos a Hugo, uno de los colegas de mi hermano Adrián, que estaba haciendo unas prácticas de fisio en el gimnasio, nos saludamos con un par de besos y luego nos dijo.

―Pasaros a última hora cuando terminéis de entrenar, así os descargo un poco las piernas…

Dentro estaba mi hermano con un par de amigos, les saludamos y luego nos pusimos a entrenar, Vero me dijo que Hugo estaba muy bueno para la edad que tenía.

―Lo mismo me paso cuando terminé de entrenar, para que el guapito ese me pegue un buen repaso, jajajaja ―me soltó de repente.

―A mí me da un poco de apuro, conozco a Hugo desde que era un crío, no sé…

―Yo también, pero seguro que es un profesional y casi no se fija en ese culazo que tienes…cuando te lo sobe bien, jajaja ―dijo Vero.

―¡Que cabrona!, pero si son unos críos…

―Ya, ya, unos críos, pero están todos buenísimos, sobre todo tu hermanito, joder como se ha puesto Adrián…parece que fue ayer cuando le íbamos a buscar al colegio…

―Anda deja de decir tonterías…

Estuvimos entrenando intensamente casi una hora, ejercicios de glúteos, sentadillas y para finalizar nos metimos en la clase de Spinning para romper a sudar. Cuando terminamos, las piernas y los glúteos me echaban fuego literalmente.

Después de ducharnos Vero cumplió su palabra y me dijo que iba a entrar con Hugo para que le hiciera un pequeño masaje, yo le dije que me iba para casa y quedamos para entrenar al día siguiente. Cuando llegué a casa Dani me había preparado la cena y me dijo que luego podíamos tener algo de sexo, que le apetecía.

―Me parece bien, pero con una condición, hoy nada de hablar de quien ya sabes…

―Vale ―me contestó Dani.

Unos minutos más tarde recibí un mensaje de Vero.

Vero 22:47

Uffffff vaya manos tiene el amigo de tu hermano, que gozada de masaje me ha hecho en las piernas, mañana te cuento.

―¿Quién es? ―me preguntó Dani sin darle mucha importancia cuando vio que me reía al leer el mensaje.

―Nada, es Vero, que después de entrenar se ha quedado a que Hugo le haga un masaje…

Casi era mejor no haberle dicho nada, no sabía la puerta que estaba abriendo. Dani asintió con la cabeza y supe que aquello le había dado una nueva idea con la que fantasear por la noche. Cuando terminamos de cenar fuimos a la habitación y empezamos a desnudarnos, no tardé en bajar para chuparle la polla a mi chico, mientras él me acariciaba el pelo.

―¿Qué tal hoy en el gimnasio? ―me preguntó.

―Bien, como siempre…

―¿Te han mirado mucho el culo?

―Supongo que sí, llevaba unas mallitas negras, las del top negro…

―Mmmmmmmmmmmmmm, seguro te han mirado todos los tíos que había, te habrán mirado hasta los amigos de tu hermano…

―Pues puede ser, ¿te molestaría? ―le dije pegándole un lametazo en la polla sin dejar de mirarle a los ojos.

―Nooooo, ahhhhhhhhhhhh, joder que bueno, sigue chupando…nooo, no me molesta, luego se pajearán pensando en ti, hasta comentarán entre ellos lo buena que está la hermanita de su colega…

―¿Tú crees? ―dije mirándole con cara de viciosa mientras jugueteaba con mi lengua por su capullo.

―Siiiiii, ahhhhhhhhhhhhh…

―Lo mismo también debería dejar que Hugo me hiciera un masajito, como a Vero, para que viera lo duro que tengo el culo y se lo cuente a todos…¿te parece bien?, creo que a Vero le ha encantado el masaje…

―Joderrrrr, ahhhhhhhhhhhhhh, es una buena zorra tu amiga, buen magreo le habrá pegado en las piernas y el culo y mientras el cornudo de Luis esperándola en casa…

―Mañana me lo puede hacer a mí, que me haga un buen masaje en las piernas, hoy he entrenado mucho glúteo y se me ha cargado un poco, le puedo decir que me haga un buen masaje por el culo mientras tú estás en casita preparando la cena…

―Joderrrrrr Crisssss, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…

―¿Quieres que lo haga?

―Prefiero que no…

―¿Ah no?, ¿por qué?, es solo un masaje deportivo y mira lo dura que se te ha puesto solo de imaginarlo…

―Luego le contará a sus colegas detalles de tu culo y como te lo ha sobado…

―Mmmmmmmmmmm, ¿no te gustaría eso?

―Ufffffffff Crisssss, me estás poniendo mucho…

―¿Tú crees que se le pondría dura mientras me hace el masaje o es un profesional y no puede pensar esas cosas?

―Siiiiiiiiii, se le pondría durísima, por muy profesional que sea no es más que un crío de 21 años sobándole el culo a la hermana de su mejor amigo…seguro que se ha pajeado contigo toda su vida…

―Mmmmmmmmmmmmmmm, no me importaría que lo hiciera, ahora es muy mono…y está buenísimo…

―¿Te pone ese tío?

―Nooooooooo, es el amigo de mi hermano y le conozco de toda la vida, es casi como un hermano pequeño…

―Siiii, pero ahora está muy bueno y a él le encantaría follarte…lo mismo que todos los amigos de Adrián, ¿o te crees que no me he fijado en cómo te miran el culo alguna vez que he ido contigo al gimnasio?

―Me lo mirarán igual que se lo miran a todas…

―Hasta Adrián seguro que te mira ese culazo que tienes…

―Eres un puto cerdo por pensar esas cosas ―dije pajeándole con la mano mientras subía hacia arriba besuqueando su pecho, su cuello y luego ponerme sobre él.

―Sí, soy un puto cerdo, vamos fóllame…

Le agarré la polla poniéndola a la entrada de mi coño y luego me dejé caer para empezar a cabalgarle lentamente, Dani me apretó el culo sin dejar de hablar.

―Menudo culo tienes, está muy duro…

―Y más que va a estar, voy a empezar a entrenar duro otra vez en el gimnasio…y mañana le voy a decir a Hugo que me haga un buen masaje…

―Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…luego se lo va a contar a todos…

―Me da igual, que cuente lo que quiera…

―Les va a decir a sus colegas lo buena que estás y mientras te hace el masaje se le va a poner durísima, por la noche se va a tener que pajear pensando en ti, ¿te pone eso?

―Vamosssssssssssss, ahhhhhhhhhhhhhhhh, fóllame, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh…

―El amigo de tu hermanito se va a correr pensando en tu culo, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…

―Sigueeeee vamosssssssssss, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, sigue follándome…

A punto de llegar al orgasmo incrementé el ritmo al que me movía, conocía perfectamente a mi chico, sabía que estaba a punto y quería que nos corriéramos los dos a la vez.

―No puedo masssssssssss, Crisssss…ahhhhh…

―Siiii, me corro Dani, ahhhhhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhh…

―Me corrrooooooooooooo, ahhhhhhhhhhhhhhhh, ahhhhhhh…

Dani me sujetó el culo fuerte con las dos manos mientras se vaciaba dentro de mí. Yo me seguía moviendo lentamente sobre él gimoteando en su oído y Dani no paraba de acariciarme suavemente los glúteos. Había sido un buen polvo.

―Mmmmmmmmmmmm, que bueno…me ha dado morbo lo del colega de tu hermano, oyes, ¿lo del masaje de mañana no lo decías en serio, ¿no?

―¿Por qué?, ¿te molestaría?, es una tontería, es como ir a cualquier otro fisio…

―Sabes que no es lo mismo Cris…

―Pues claro que es lo mismo, al final voy a tener que ir alguna vez, Hugo está allí tres días a la semana y no le voy a estar diciendo siempre que no, además es un buen servicio gratuito que ofrece el gimnasio y me viene bien para descargar los músculos…¿te vas a poner celoso ahora por eso?, jajajajaja, yo creo que en el fondo quieres que vaya…y me sobe bien el culo…

―No me hace gracia, dijo Dani que después de correrse parecía otro, una vez pasado el calentón.

―Ya ya…

Así terminó la noche, yo no había querido hablar de Rafa para cambiar un poco de tema y que Dani no se obsesionara tanto con él, pero lo único que había conseguido es que ahora mi chico también fantaseara con que mi hermano y sus amigos me miraban en el gimnasio y con qué Hugo me ponía las manos encima para hacerme un masaje. Además, lo había dejado caer como de pasada, pero fue la primera vez que Dani me había hablado de mi hermano mientras teníamos sexo, “Seguro que hasta Adrián te mira el culazo ese que tienes”.

Intenté no darle importancia, no sabía si era porque estaba caliente o qué, pero aquel comentario también despertó algo en mí y reconozco que me excitó un poco. Sería por el ambiente del gimnasio, aquellos chicos jóvenes, sudados, marcando paquete, con esos glúteos duros, esos brazos musculosos, no solo ellos se fijaban en mí, yo también les miraba a ellos y cuando iba con Vero comentábamos lo bueno que estaba ese o el otro y luego además se me vino a la cabeza lo que me había dicho mi amiga en el gimnasio.

“Joder con tu hermanito, como se ha puesto, está muy bueno”

A los pocos minutos de correrse Dani ya estaba dormido en la cama, entonces me levanté y me fui hasta la cocina a fumarme un cigarrillo por la ventana, tenía que dejar ese vicio absurdo, apenas eran unos cigarros al día, pero después de follar me gustaba echarme un pitillo. A pesar de haberme corrido, seguía alterada, nerviosa, excitada…estuve pensando en Hugo, en el masaje que le había dado a mi amiga, me imaginé como serían sus manos tocando mi cuerpo, como los colegas de mi hermano me miraban el culo cuando hacía sentadillas, como hablaban entre ellos, me bajé el pijama, desnudando mi culo y metí la mano entre las piernas. Estaba muy húmeda y cachonda.

Esa noche mi fantasía fue Hugo, se ponía detrás de mí y me follaba duro como lo hacía Rafa y luego se lo contaba a Adrián y sus amigos, dándoles detalles de cómo había sido nuestro polvo. Me masturbé imaginando a Hugo follándome, sobando a Vero en su camilla de masajes, a los jovencitos del gimnasio mirándome en la bici de Spinning, todo ese tipo de cosas…

Entonces, estando cerca del orgasmo Hugo desapareció de la fantasía y de repente apareció de pie junto a mí Adrián, estaba a unos dos metros, alto, fuerte, completamente desnudo y tocándose su increíble polla erecta, mientras se acercaba desde atrás sin dejar de mirarme el culo. Yo estaba a punto de llegar al orgasmo, no podía más, entonces Adrián me dijo.

“Eso es hermanita, córrete, vamos ¡¡córrete guarra de mierda!!”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s