ANA MARÍA OTERO

Hace un rato estabas conmigo,

pero ahora te he perdido.

Me bombardeabas con ideas,

planes y mil temas.

No tenía tiempo suficiente

para ocuparme de todo lo que me ofrecías.

Pero ahora no te escucho.

¿Por qué te has marchado

si sabes que te necesito

aquí conmigo?

Oh, maldita inspiración,

¿dónde diablos se escondió?

http://anamariaotero.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s