ECONIOMISTA

Capítulo 3

Todavía no he terminado con Rafa, por seguir hablando de cómo era en el aspecto sexual, ya he dicho que le gustaba excitaba mucho insultarme, pero otra cosa que le gustaba era darme cachetadas en el culo y a veces incluso en la cara, le encantaba azotarme fuerte en las nalgas, mientras teníamos sexo, tenía unas manos fuertes y grandes y me daba unas buenas hostias, me ponía los glúteos colorados y me los dejaba muy sensibles, cuando estaba a punto del orgasmo ya no me importaba que me diera, incluso alguna vez se lo pedía yo. Me encantaba ese dolor cuando estaba a punto de correrme.

Él llevaba el mando en el sexo y se encargaba de demostrarlo, sobre todo a la hora de correrse, lo hacia donde le daba la gana, no me preguntaba, me decía directamente “agáchate que me voy a correr en tu cara” o cosas así. También le gustaba mucho eyacular en mi boca, cuando se la chupaba me la llenaba de semen, se corría dentro y luego siempre me decía “vamos trágatelo todo, no dejes ni una gota, como una buena puta”.

Es quizás por esto que cuando empecé a salir con Dani no quería que me lo hiciera, de hecho, me pidió una vez correrse sobre mi cara, llevábamos un año saliendo aproximadamente y le dije que eso no me gustaba. Como es un chico listo y me quiere, nunca me ha forzado a nada, por lo que ya no me lo volvió a pedir nunca más.

Luego me arrepentí, a veces cuando estoy muy caliente me encantaría que lo hiciera para sentirme “sucia”, como me pasaba con Rafa, pero claro ahora después de tanto tiempo de relación ya me daba más corte pedírselo, lo que sí he hecho alguna vez es dejar que termine en mi boca, esto ha sido más fácil, no se lo tengo que pedir, comienzo a chupársela y no le dejo escapar hasta que se vacía dentro, recuerdo la primera vez que lo hizo, intentó avisarme “quita cariño que me voy a correr, no puedo más” y yo se le chupé más fuerte sin dejarle salir. No es algo que me apasione, pero lo hago de vez en cuando, porque sé que a Dani le gusta. Y a mí también, claro.

Volviendo a Rafa, el tercer año y último de relación se notaba que las cosas no iban tan bien entre nosotros, apenas me venía a buscar a la universidad por las tardes y solo nos veíamos los fines de semana, por lo que prácticamente el sexo entre nosotros se reducía a los sábados, yo sabía que para un tío como él follar solo un día a la semana era poco, por lo que empecé a estar con la mosca detrás de la oreja.

Un día me llamó una ex amiga suya de su grupito y me lo contó todo, me dijo que Rafa se estaba follando a varias a mis espaldas, que era un cabrón, que incluso se había acostado con ella también, por lo que deduje que estaba despechada, me dijo que también se iba de putas con los colegas, me contó todo lo que hacía. Me estaba poniendo unos buenos cuernos y yo como una tonta fui la última en enterarme.

Cuando le pregunté a Rafa si era cierto lo que me había contado esa chica, no solo no me lo negó, sino que encima me dijo que “era una niñata celosa, que le hacia la vida imposible y que pasaba de mí”, vamos que encima me dejó. Se portó como lo que era, un cabronazo.

Yo me quedé hecha polvo, no encontraba consuelo, estaba muy pillada por él, por suerte estuvieron ahí mis amigos de la Uni para sacarme de fiesta y sobre todo mi amiga de toda la vida Vero, de la que más tarde os hablaré. A las dos semanas de dejarme, Rafa me vino a buscar un día a la Universidad después de clase y como una imbécil me engatusó y terminé follando con él, eso lo hizo varias veces más, lo que empeoraba mi situación y me tenía totalmente confundida. Me tuvo un mes completamente desquiciada y Rafa se aprovechó de que estaba muy enamorada de él. Al final gracias a mis amigos terminé pasando de él y hasta hoy, siete años después en los que apenas le había visto un par de veces.

Esa fue más o menos mi tormentosa relación con Rafa de la que Dani conocía algunos detalles, sobre todo íntimos que me había ido preguntando.

Volviendo al sábado por la noche en la que nos encontramos con Rafa saliendo de fiesta, estuve hablando unos minutos con él, me dijo que estaba trabajando en no sé qué con su tío, que estaba muy guapa, me preguntó si tenía novio y al final incluso quiso ligar conmigo. Seguía siendo igual de chulo y tenía la misma seguridad en sí mismo de siempre. Llevábamos sin vernos por lo menos cinco años y aunque le dije que tenía pareja eso le dio igual, no tardó nada en proponerme que nos perdiéramos un rato solos.

―¿Está aquí tu novio?

―Eso no te interesa.

―Debe ser ese, que no deja de mirarnos, ¿es ese verdad?

―Sí, es ese…

―Venga no me jodas, ¿estás con ese…bartolo de las gafitas?, no te pega nada…

―Tú eres imbécil chaval, ¿así quieres ligar conmigo, insultando a mi novio?

―No le estoy insultando, pero ese seguro que no te hace lo que te hacía yo, ¿todavía te acuerdas?, lo pasábamos muy bien…

Y cuando me dijo eso reconozco que me excité un poco, no me esperaba que lo fuera a soltar así de repente. Me seguía pareciendo un idiota, pero no pude evitar recordar el sexo tan salvaje que teníamos, que no tenía nada que ver con lo que hacía con Dani.

―Solo tienes que decirle a tu novio que te vienes a tomar una copa conmigo, podemos follar en cualquier sitio, como hacíamos…te encantaba hacerlo en el coche o en cualquier baño, si quieres nos metemos en los baños ahora de este bar…¿te atreverías a follar con tu novio estando aquí?

―Tú eres tonto chico, anda que te vaya bien, sigues siendo el mismo niñato de siempre, madura un poco idiota ―le dije dejándole con la palabra en la boca y dándole un par de palmaditas en su musculada espalda.

Cuando llegamos a casa ese día de fiesta, nos pusimos a follar, Dani estuvo muy callado en el coche en el viaje de vuelta por lo que ya sabía que algo tenía en la cabeza y ese algo no tardó mucho en salir mientras hundía su polla dentro de mí.

―Así que ese ere tu ex, ¿no?

―Sí, era él.

―No me le has presentado.

―Tampoco te pierdes nada..

―Tiene unas pintas de chulo, ¿qué te ha dicho?

―Nada, solo nos hemos saludado y sí, era un chulo.

―No te pega nada, tú tan pija y él tan…no sé, habéis estado hablando casi 15 minutos, algo os habréis dicho, ¿no?

―Ya te he dicho que no, vamos fóllame y deja de hablar…

―Estás muy caliente hoy, ¿te ha excitado hablar con él?

―No, estoy caliente por ti, ya sabes que después de salir de fiesta me gusta follar…

―Cuéntame cosas de él, cuento tiempo estuvisteis juntos ―dijo Dani mientras me la seguía metiendo en el típico misionero.

―Ahhhhhhhhh, unos tres años o así…

―Tres años, mmmmm, en ese tiempo os habréis acostado muchas veces…

―Sí…pues claro, ahhhhhhhhhhh sigueeeeee…

―¿Cuantas veces follábais?

―Muchas, yo qué sé, teníamos 20 años…

―Con 20 años siempre se tienen ganas…cuantas veces a la semana follábais, vamos Cris, dímelo…ahhhhhhhh

―Ahhhhhhhhhhhhh, ¿de verdad quieres saberlo?

―Sí, quiero saberlo, dímelo…

―Muchasssss, el primer año lo hacíamos a diario, incluso dos veces al día, estábamos siempre juntos…

―Joder Crisssss…

―¿No querías saberlo?, pues eso te pasa por preguntar…

―Eso son muchas veces…ahhhhhhhhhhhhhh…

―Sí, ya te lo he dicho, el primer año seguramente follamos más de 300 veces…

―Joder ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…y ¿qué tal?, ¿cómo era en la cama?, ¿qué te hacía?

―Pues de todo, hacía lo mismo que contigo.

―¿Te follaba bien?, ¿lo hacía mejor que yo?

―Sois distintos, a mí me gusta más estar contigo…

―Dime más cosas, ¿se la chupabas?…

―Sí, claro, qué más quieres saber, ahhhhhhhhhhhhhh…

―¿Te daba por el culo?

―Sí, vamos sigueeeee…

―¿Fue el primero que te folló el culo?

―Sí, fue el primero que lo hizo, ahhhhhhhhhhhhhhh…

―¿La tenía grande?, ¿te dolió?, cuéntame donde te lo hizo…

―En mi casa, en casa de mis padres, en mi cama…ahhhhhhhhhhhhhhhh…

―¿La tenía grande?, ¿te dolió?

―Siiiiiiii, muchoooo, me dolió muchooooo, la primera vez no me gustó…

―¿Seguro?, ¿tenía buena polla?

―Siiiiiiii, muy grande, ahhhhhhhhhhhhh, muy grande…

―Todavía te acuerdas de su polla, ¿eh?

―Cállate ya y fóllame joder…

―Ven date la vuelta, que hoy te quiero dar yo por el culo, ¡¡¡cómo te hacía tu ex!!!

No tuvo que repetírmelo, me puse a cuatro patas y Dani comenzó a comerme el culo, era muy bueno en eso, me encantaba como metía la puntita de la lengua en mi ano y con los dedos me trabajaba el coño, el hablar de Rafa me había excitado mucho y ahora estaba tan cachonda que estaba deseando que Dani me diera por el culo, tengo que reconocer que el sexo anal era mucho mejor con Dani, más placentero, gracias a que tiene la polla mucho más pequeña que Rafa y no tengo que preocuparme por el dolor.

Además, los preliminares los hacía de maravilla, me metía un dedo en el culito, luego otra vez la lengua, dos dedos, la lengua, hasta que estaba lo suficientemente dilatado para meterme la polla.

Cuando ya la tenía dentro de mi culo a mí me gustaba tumbarme completamente boca abajo y así me acariciaba el coño con los dedos hasta que me corría. Aquella noche Dani estaba tumbado sobre mí, embistiéndome por el culo y no paraba de preguntar.

―¿Te gusta eh? ¿qué tal te lo hacia él?

―Peor que tú, con el me dolía mucho…

―Pero aun así le dejabas…¿por qué te dolía?, ¿tan grande tenía la polla?

―Sí, la tenía demasiado grande, ahhhhhhhhhhhhhhhhh…

―¿Más grande que la mía?…

―Si, un poco más…

―¿Un poco más o mucho más?

―Sí, la tenía grande, muy grande, ¿eso quieres saber?, joder cállate ya y fóllame…

―Y a ti te gustaba sentir toda esa polla en el culo, ¿eh?, seguro que sí…

―Sí, me gustaba, vamos cariño estoy a punto de correrme, ¡¡¡acaríciame más fuerte!!!, me voy a correr, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…

―¿Te vas a correr pensando en su polla?

―Nooo, con la tuya, pensando en ti…

―Quiero que hoy lo hagas pensando en la suya, ¡¡¡en esa polla grande del chulo de tu ex!!!

―Ahhhhhh, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh me voy a correr!!!

―Dímelo , ¡¡¡dime qué piensas en su polla enorme!!

―Aiiii siiiiii, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh pienso en él ahhhhhhhhhhhhhhhhhh…

―¡¡¡Vamos di su nombre y córrete!!!!! ¡¡¡dime que quieres su polla, vamos dilo!!!!. di su nombre…

―Noooooooo…

―Dilo porfa…mmmmmmmmmmmm…

―Ahhhhhh ahhhhhhhhhh Rafa me corro, me corro, ahhhhhhhhhhhh, me corro, ahhhhhhhhhhhhhhh, ahhhhh!!!!!!!!!!!, Rafaaaaaa!!!

―Yo también me corro nena, me voy a correr en tu culo, me corro en tu culo… ahhhhhhh ahhhhhhhh ahhhhhh toma tomaaaaa… ¡¡¡¡¡¡¡qué bueno joder!!!!!!!, ahhhhhhhhhhh, que bueno, joder, que polvazo Cris…

Después de follar esa noche, Dani no volvió a sacar el tema, como si le avergonzara hacerlo una vez pasado el calentón, pero lo habíamos pasado tan bien que yo sabía que estaba esperando a la próxima vez. Habíamos disfrutado mucho ese polvo, hacía tiempo que no nos pegábamos una corrida así prácticamente a la vez y eso que todavía no le había contado que esa noche había querido ligar conmigo. Ya habría más oportunidades de hacerlo.

Un comentario sobre “Confidencias (3)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s