PENÉLOPE

Me llamo Alejandra, pero todos me llaman cariñosamente Alex. Tengo veinte años, mido 1,60cm. blanca de piel y el pelo largo de color negro. No soy una mujer exuberante, pero si resulto llamativa por mis caderas bien delineadas. 

Hace unos meses conocí a Pablo, en casa de una compañera de la universidad. Es uno de sus primos, un hombre atractivo, con ojos negros y mirada penetrante, de piel morena y labios marcados y lo que más me gusta es su barba de dos días, ya empieza a tener algunas canas, puesto que tiene treinta y cinco años.

Desde el primer día nos caímos bien y a partir de ese momento se dejaba caer por casa de su prima y nos dedicábamos sonrisas y miraditas. Un día recibí un whatsap… era Pablo. Andrea, su prima le había dado mi número. 

A partir de entonces empezó a mandarme mensajes, que yo contestaba pero sin pensar nada más, pero había algo en el que me atraía y jugaba con él mandándole alguna que otra foto. 

Una noche había una fiesta y había quedado para salir con Andrea y otros amigos de la universidad, pero en lugar de ir con ellos, yo había hecho planes con Pablo, pero fue la excusa perfecta para que en mi casa nadie hiciera preguntas. 

Me vestí con una falda short corta de color negro y una blusa del mismo color, con unas sandalias de medio tacón. Habíamos quedado a la ocho y cuando llegue, allí estaba esperándome apoyado en su coche. Nos dimos un beso en la mejilla y subimos al coche., pregunto si quería ir algún sitio en especial…

— quieres ir a algún sitio a tomar algo, tienes hambre?

Y le dije…

— vamos donde tú quieras, pero que no sea muy lejos porque no puedo llegar muy tarde a casa.

— vamos donde podamos estar solos, hace mucho que esperaba este momento… 

Le sonreí tímidamente, asintiendo con la cabeza. De pronto vi que estábamos en la entrada de un hotel, no se porque no me sorprendió. En el fondo yo lo deseaba, aunque estaba muy nerviosa y las dudas me asaltaban, pero no dije nada y me dejé llevar. 

Nada más entrar en la habitación, cerró la puerta tras de mí y me puse de puntillas acercando mis labios a los suyos, dándole un beso largo y profundo. Él empezó a acariciarme, notaba como sus manos palpaban mi cuerpo, se posaban en mi cadera y subían hacia mis pechos. Su lengua entró en mi boca y jugueteaba con la mía, estaba jugosa y sentí un calor muy intenso dentro de mí y noté como mis jugos empezaban a salir de mi vagina. 

Le aparte suavemente y le dije que iba a pasar al baño un momento. Me desnude, quedándome solo con el tanga de encaje negro y las sandalias de tacón, me retoqué el maquillaje y de nuevo pinte mis labios y salí.

Pablo estaba tumbado sobre la cama completamente desnudo… su piel morena y su polla de unos diecisiete cm. estaba empalmada. Pase varias veces por delante para que me viera y él decía…

— Alex, que rica estas… me encantas.

A mi si que me encantaban sus halagos. Me sentía deseada y esto me excitaba. Verle desnudo, sobre la cama… era todo para mi, me notaba mojada y ansiaba sentirlo dentro de mi. 

Pablo se levantó y me cogió de la cintura, y me besaba con deseo, iba bajando sus labios y chupaba mis pezones erizados. Estaba muy cerca de mí y notaba su polla tremendamente dura  rozar mi coño, después me dio la vuelta y me agarro los pechos y notaba su polla entre mis nalgas. Me incliné un poco hacia delante y él empezó a frotarse, hacia delante y hacia atrás contra mí coño por encima del tanga. 

Cogiéndome de la mano, me sentó en la cama y me tumbe. Con las dos manos cogió mi tanga y lo fue bajando despacio hasta quitármelo. Yo abrí un poco las piernas y el metió su cabeza y su lengua dentro de mi vagina. 

Wow, empece a gemir al momento, me movía sin poder evitarlo y él empezó a chupar, lamer y succionar mi coño. Ufff no podía contenerme, deseaba explotar… me cogió con las manos por las nalgas y acerco mi coño aun más a él… mis gemidos aumentaban, me faltaba el aliento y mi coño palpitaba deseoso, entonces metió dos dedos en el interior de mi vagina, al mismo tiempo que lamía con intensidad mi clitoris y sin poderlo remediar explote con un perfecto estallido….

Pero Pablo no me dio tiempo a reponerme y rápidamente estaba sobre mi, metiéndome su firme polla en la vagina… Ufff que rica estaba, entraba y salía como inspeccionando cada centímetro de mi interior, cogiéndome de las caderas se empujaba al fondo de mi vagina, sentía cada movimiento intenso y al momento ya estaba gimiendo de nuevo, pidiéndole que no parara, que siguiera empujando y en ese instante noté un estallido muy intenso dentro de mi, hasta me salió un poco de orina, que cuál fue mi sorpresa y es que a Pablo esto le excito aun más y le oí jadear y al momento se corrió dentro de mi sin poderlo evitar. 

Descansamos un momento y después fui al baño a lavarme bien, cuando salí nos tumbamos en la cama y estuvimos hablando durante cerca de una hora. 

En ese momento empezamos una relación que duró cerca de dos años….

womanpenelope.wordpress.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s