ESRUZA

Abrí los ojos de repente,

y deslumbrada quedé,

un rayo de luna iluminaba

mi rostro, reanimaba mi cuerpo,

y lo quise retener

Quise tomarlo entre mis manos,

pero era sólo un rayo de luna

Y vi mis manos vacías

un rayo de luna no se

puede retener.

Podré verlo todas las noches,

cuando haya luna,

y podré ver, también

el lucero que a veces se deja ver,

aunque no siempre.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s