NEUS SINTES

El viento empieza a soplar, la llegada del invierno se aproxima. Se empieza a
sentir, a percibir una especie de vibración. Variantes de presión que se propagan
por el aire, hasta llegar a nuestros oídos. Como si de una nota musical se tratase.
Cuanto más fuerte sople el viento, más aguda escucharemos la vibración y más
estridente sonará.
El viento silbante se percibe cuando éste colisiona alrededor de algún árbol o un
edificio. Es curioso, como podemos detectar el aire y sentirlo, pero jamás ser
visto.
Aquélla tarde silbaba más de lo habitual. Aullaba. Las palmeras se iban
desplazando de un lado a otro. Al compás de un ritmo, como si una pareja de
salón estuvieran bailando, de izquierda a derecha y vuelta a empezar.
En el Paseo Marítimo se encontraba Julián, mirando los barcos amarradas al
muelle, meciéndose en el agua removida. El viento silbaba a su alrededor,
mientras se cubría el cuello con su gabardina de cuello alto y cubriéndose el
cuello con la bufanda azul; aquella bufanda que tanto sentimiento guardaba en
su interior.
Prácticamente no había nadie. Todos se habían resguardado en sus casas o bien
los que estaban paseando, fueron yéndose, dando media vuelta. El oleaje de
cada vez era mas intenso y el viento soplaba más fuerte. Julián quedó solo
completamente. Él, el silbido del viento y el oleaje del mar.
-Has regresado, de nuevo. – Empezó a a hablar para sí mismo Julián. – Oigo tu
silbar, como resuena en mis oídos. No te temo. Solo porque rujas como un león
enfadado y no sea visible para los mortales. Tal vez esa sea tu furia.
-Yo Julián, te maldigo – maldigo el día en que por estas fechas hace dos años
atrás, arrebataste lo que más amaba. – Prosiguió Julián a medida que hablaba, el
viento aullaba aún más.
Deshaciendo el nudo de la bufanda azul que en su cuello reposaba, la levantó
con una de sus brazos, agarrándola bien con su puño.
-Ves esta bufanda azul – continuó – pertenecía a mi mujer. Tú, me la arrebataste,
con tus violentos arrebatos de furia. Dejando de su recuerdo, la bufanda azul que
de su cuello reposaba. ¿Por qué? – te estoy preguntando. – Aunque sé que no
voy a obtener respuesta alguna, tan solo tus silbidos sonoros y estruendosos.
Y mientras se disponía a irse, el viento cesó repentinamente. Unas finas y débiles
gotas de lluvia empezaron a caer, como lágrimas en un día triste.
– Empiezas a comprender mi pérdida, después de estos años, ¿verdad? – dijo
girándose y mirando hacia al frente – espero que así sea.
-Que me llamen loco por hablar con un fenómeno atmosférico, pero sé que si que
si formas parte de la madre natura, en el fondo, muy en el fondo mis palabras te
habrán hecho llegar

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s