JESÚS FUENTES

“Vamos a ir a las albercas. Llevare la cafetera, lonche y, un libro. Por si quieres acompañarnos (carita sonriente), Daniel también te invita, bienvenido.” Eran las once de la mañana, cuando recibí este watts. ¿Hasta qué hora estarán ahí?, le conteste, casi una hora después. “Vamos llegando, vente. Estamos, al final, junto a una palmera grande y un frondoso laurel; desde la entrada nos veras, hay poca gente, anímate. Traigo lonche, fruta y café. ¿O qué…ya te rajaste? Anda, te esperamos”, respondiste con un mensaje de voz.

El mediodía cálido, soportable, de un verano saturado de sol. Ahí estabas, tu cabello ondulado, mojado, con tu traje de baño azul, adherido a tu cuerpo como una segunda dermis, aun destilando agua, como una lluvia ligera (señal de recién habías salido del líquido), los pies descalzos, parada a la orilla de la alberca, observando a tu hijo zambullirse en el azul del agua.

Sonriendo, dijiste: “qué bueno que te animaste, anda, cámbiate; a un costado de la tiendita, están los vestidores”

Regrese con mi short verde olivo y una playera blanca. Había poca gente en el balneario. Nadabas junto a Daniel. Evoque la ocasión en que nadamos, allá en el hotel de Los Cabos. La alberca en el octavo piso, con una quimérica vista a la unión de dos mares, el de Cortez y el Pacifico. Y a la distancia, el famoso arco. Llevabas ese mismo traje azul, jugando con tus curvas. Lucias como una sirena moviéndose en sincronía, sensual, debajo del agua, la cual acariciaba tus senos escondidos. Y al lado, tu crio. ¡Como disfrutamos!

Salpicando mis piernas, me invitaste a ingresar a la alberca. “Está rica el agua”, exclamaste. Ajustando los gogles, de nuevo te sumergiste. Al salir, tome esa fotografía, abrazando a tu hijo, entre el agua ondulante, sonriendo. Tu mirada quedo atrapada en mi pupila. Tú lo sabes. Nadamos.

Comimos sándwiches  de jamón de pavo, manzanas y tomamos café. Ya casi para cerrar el balneario, salimos. Por favor, llévate las cosas en tu carro; yo tengo que pasar a dejarle a mi mamá el suyo, a su trabajo, me siguen y ahí nos vamos a mi casa, mencionaste. “Daniel  se quiere ir contigo, ¿de acuerdo?”, concluiste.

En el hospital general, (ahí trabaja su mamá, es jefa de enfermería) te uniste a nosotros. Llegamos a tu casa. Ordenaste a tu hijo, se bañara. Salió y se fue a su recamara. “Si quieres, prepárate un café”, susurraste, al momento que te cepillabas los dientes, asomándote a la puerta entreabierta del baño, con el cepillo en la mano y el blanco de la pasta dental en tus labios. No pude contenerme y con astucia te bese así, saboreando la menta en tu boca. Tus labios en mis labios. “¡Loco!”, expresaste. Cerrando la puerta, te escuche decir: “me daré un baño rápido, no tardo, para tomar café”.

Inquieto, mientras percibía la caída del agua de la regadera, prepare una mezcla de cafés de Veracruz y Chiapas, sobrante del último taller que ella había dado en la Biblioteca Benito Juárez. Café que a todos les gusto y algunas asistentes preguntaron que donde lo habíamos comprado. Por cierto, ese taller, al igual que los anteriores, también fue un éxito. Me fascina el ver tu mesura, tu sonrisa, tu porte, pero sobre todo tú entrega, en bien de los demás. La emoción que trasmites, que contagia.

Envuelto en mis pensamientos, me senté en la sala color chocolate. Advertí en el mueble del televisor, la foto enmarcada que te regale, sí, de la, mi sirena nadando con su crio, allá, en Los Cabos. Me gusto el verla allí.

Saliste con tu toalla, envolviendo el follaje negro de tu pelo. “Gracias por permitirte ir, por acompañarnos. La pasamos bastante bien. De verdad, un millón de gracias” “Estoy cansada, pero feliz”, susurraste. “Eres un gran… amigooo”, concluiste. Yo, amándote en silencio.

Sentados en el sillón de la sala, entre sorbo y sorbo de café, disfrutamos del netflix.

-Mamá, tengo hambre- grito Daniel.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s