ESRUZA

Niño mío que me miras desde el cielo,

seguro tienes los cabellos del color del sol,

y tus claros ojos me miran con ternura.

Quisiera haberte acunado en mis brazos

y haberte dado todo mi amor y cuidados.

Niño mío, te fuiste, no vi tu rostro,

pero lo adivino: hermoso, lleno de luz

como el de un ángel.

Sí, eres un ángel.

No estuviste en mi vida,

no te vi crecer, no te vi jugar.

No pude retenerte conmigo,

te fuiste y sólo dejaste dolor.

Niño mío, te hubiera amado tanto,

hubiera vestido tu cuna de azul.

Le hubieras dado sentido a mi vida,

y serías un ser noble hoy.

Serías el reflejo de un gran amor

¡Niño mío!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s