ISAAC BENAVIDES

NO HAY EN EL MUNDO FORTUNA MAYOR, CREO, QUE LA INCAPACIDAD DE LA MENTE HUMANA PARA RELACIONAR ENTRE SÍ TODO LO QUE HAY EN ELLA. VIVIMOS EN UNA ISLA DE PLÁCIDA IGNORANCIA, RODEADOS POR LOS NEGROS MARES DE LO INFINITO, Y NO ES NUESTRO DESTINO EMPRENDER LARGOS VIAJES. LAS CIENCIAS, QUE SIGUEN SUS CAMINOS PROPIOS, NO HAN CAUSADO MUCHO DAÑO HASTA AHORA; PERO ALGÚN DÍA LA UNIÓN DE ESOS DISOCIADOS CONOCIMIENTOS NOS ABRIRÁ A LA REALIDAD…

HOWARD P. LOVECRAFT.

Hasta ese día Erick Nye era un desconocido para la opinión popular, pero un personaje llamativo dentro del mundo de la física. Para la fecha de su muerte estaba a pocos días de cumplir sesenta y un años y planeaba dejar por algunas semanas  el frio aislamiento de del CERN para retornar a la nostálgica compañía del rio en su natal Providence.

Su muerte estaba plagada de misterio, fue encontrado solo en una de las oficinas del edificio 774 tumbado sobre una mesa en la que reposaban varios libros abiertos y extrañamente marcados sin relación aparente, manchados por la sangre que le brotaba de los ojos, nariz y boca. Era habitual ver a Nye rodeado de libros, en su oficina tenía una colección de lujosos ejemplares sobre el fondo de microondas, agujeros negros, teoría de partículas, ondas gravitacionales y otros temas de su interés. Su único amigo declaraba hace poco para la policía que en su vivienda guardaba con recelo una biblioteca personal que escondía con gusto culposo llena ediciones antiguas de fantasía, terror y drama. Dicho tema salió a colación cuando se cuestionaba a sus cercanos por los extraños libros religiosos y de magias ocultas que se hallaron cerca de su cuerpo.

En la personalidad de Nye destacaba una vanidad tildada por algunos como merecida, su memoria parecía una bodega infinita de conocimiento y su mente tenía la gran capacidad de relacionar los temas de maneras inimaginables alcanzando conclusiones imposibles para muchos. Los días anteriores a su fallecimiento les hablaba a todos sobre una peculiar teoría con la que, según sus propias palabras, encontró al “autor del universo”. Nadie le prestó atención porque era común en él historias que parecían irreales, como meses atrás en los que aseguraba que había sido él mismo quien resolvió la conjetura de Poincaré, pero que su descubrimiento fue robado por su compañero cuando estuvo viviendo en San Petersburgo.

Las primera declaraciones de los guardias indicaban que llevaba meses en los que pasaba la noche en esa oficina leyendo y haciendo anotaciones. En ocasiones se le escuchó gritando para, segundos después, vérsele tomando café en silencio. La autopsia fue estudiada en distintas ocasiones y su cuerpo analizado por diversos institutos puesto que nadie encontraba explicación sensata a los graves daños encontrados en el cerebro de Eric, algunos incluso describían como “licuada” o “totalmente destruida” ciertas zonas en su cabeza.

La conmoción mundial nació cuando fueron publicados en diversos periódicos y portales web, los estudios y conclusiones encontradas entre sus pertenencias. Varias páginas eran una compleja encrucijada de ecuaciones que involucraban diversas ramas de la matemática y la física con ciertos recuadros demarcados para anotaciones o breves explicaciones. También habían extensos escritos donde mostraba el origen de sus ideas para terminar en una conclusión para muchos abrumadora, para otros, absurda.

Fue delegada una comisión especial de cinco integrantes para analizar en profundidad los estudios de Nye, de los cuales, tres de ellos tacharon de “ridícula y esotérica” las conclusiones del difunto. Los otros dos aseguran que se trata de la verdad del universo y que debe ser conocida por cada persona en el planeta. Estos últimos se encuentran actualmente en hogares de reposo ya que está en duda su equilibrio mental. Aunque todos concluían en que era perturbador las ultimas notas de su diario en las que apuntaba:

“[…] él no quiere ser descubierto, y por eso distanció las ciencias de las religiones, sigue oculto en la oscuridad del infinito esperando para acabar con su mayor error, los humanos.”.

https://silenciosenpapelsite.wordpress.com/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s