JESÚS ABREU

Aquel día sentí un vacío lleno de esperanza. 

Salí de nuevo de la biblioteca con más conocimiento, pero con más y más dudas.  

Mientras camino analizo la tópica pregunta “¿quiénes somos, a dónde vamos y de dónde venimos?” y ya no tiene tanta transcendencia para mí, ya es una simple frase que acota en una permanencia, en un solo estado a una continuidad de múltiples facetas en un bucle de posibles estados en probabilidades. 

Y me inclino por pensar que, además del reflejo que crea un modelo de mí en la mente del otro, soy consciencia que deja de ser objeto. logrando ser para sí mismo a base de inventarme. 

Ya es de noche, hace frío. Tal vez me quedé mucho rato en la biblioteca, dentro de ella mi tiempo se contrae.  

Comienza a llover aquí en la parada del tranvía. Por fin subo. 

Desde mi asiento contemplo a esas personas viajeras de corta travesía, estudiantes, currantes, parejas, tríos, todos seres pensantes, casi todos manipulando su móvil ¿alguno se hará las mismas preguntas que me hago yo? Creo que sí, creo que no, creo que si me dan una caja y me dicen que hay un gato dentro no sabré si está vivo o muerto, si es verdad o mentira. De igual manera, a excepción de que vamos a morir, ni yo ni ellos sabemos con una certidumbre del 100% a donde vamos, solo vamos en movimiento. Y tenemos por costumbre aderezar este suceso en el espacio – tiempo, que es nuestra vida, con cómodos dogmas que explican cómo, cuanto y adonde. Y hacemos uso de lo cíclico desde que el ser humano se interesó por el amanecer y el ocaso solar, en una constante de dar explicación al devenir de éste, hasta que se postuló la transformación frente a la creación y la destrucción. 

Desde las ventanas del tranvía la noche es mas de noche, la luz de las farolas de la calle es menos luz, la lluvia moja más y llena la penumbra del suelo con acuosos resplandores.  

Aún no he sacado el móvil, la verdad es que salí de la biblioteca tan abstraído sintiendo el placer que las endorfinas generan ante la percepción del conocimiento, que cambié la rutina de la pantalla por la visión del entorno. Me ha tocado un asiento de esos que está enfrentado a otro, de los incómodos por el cara a cara. Frente a mí está sentada una señora que ya he visto varias veces en los trayectos, me recuerda a mi madre. Ella mira a los demás, intenta no mirarme, mira a la puerta cada vez que se abre o se cierra, mira a quién entra o sale apretando su bolso cada vez, como hacía mi madre.  

Me imagino el terror y la tristeza de mi madre si don Carlos, su confesor, le hubiera dicho que el cielo no existe, y es que para ella todo lo que decía don Carlos “iba a misa” pues era una verdad absoluta. Me imagino que diría —Don Carlos sé ha vuelto loco—, pero quizá ese pensamiento alguna vez rondó su mente. Mi madre cuando no estaba en modo religión era muy pragmática. 

Siempre he pensado que los trayectos del tranvía son muy cortos y que para la mayoría de la gente es un “no lugar” un sitio de tránsito en el que la limitada permanencia es un trámite “Desde” a “A”, una forma de moverse sin caminar, como un atajo en una pequeña migración. 

Mi parada, la señora aprieta de nuevo el bolso, intento despedirme de ella con un movimiento de cabeza y una semisonrisa, ella mira para la puerta. Llego a la conclusión que su bolso es ahora lo más importante de su vida, tal vez toda su vida esté en el bolso en forma de fotografías en blanco y negro o en color desgastado, en una tarjeta de crédito, en una cartilla de la seguridad social, en un carnet de pensionista o en un DNI. Quizá esté tan sola que viaja en el tranvía para tener compañía. 

Mañana volveré a la biblioteca, cogeré el tranvía a la misma hora, buscaré a la señora e intentaré hablarle para romper el ciclo.  

Un comentario sobre “Romper el ciclo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s