SARA LEVESQUE

¿Nunca te han dicho que te palpitan las pupilas?

Cuando me miras, esas estrellas que son tus ojos, titilan. Y si algo no te agrada, con un feroz parpadeo lo mutilas. Tu vistazo sobre mí me deja las pesadillas tranquilas. No pueden hacerme sufrir, me enseñaste que no caben en nuestras mochilas.

Amada poeta de ojos agua, si alguna vez sientes que te ahogas en tus propias lágrimas e hiperventilas, recuerda que siempre estoy ahí para zambullirme en tu lástima y acompañarte hasta la orilla. Quédate tranquila. ©

El título está basado en un verso de Anita Wonham.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s