ESRUZA

Un volcán en erupción de fuego abrazador;

siguiendo solo sus impulsos, sin ternura,

sin amor, sin emociones o, éstas

bien escondidas, así era él.

Pero las emociones, el amor, la ternura,

las tenía yo. He sido una ilusa, ya lo sé.

Y me transmitió su fuego, al que yo agregué

mis emociones, mi amor y mi fidelidad.

Me enseñó lo que era la vida,

y así fue como aprendí que,

amar no es sólo disfrutar, sino

también sufrir y llorar.

Pero hoy. ese volcán se apagó para mí,

y mató mis ilusiones, con sarcasmos,

con cinismos, con mentiras piadosas;

-quién quiere mentiras piadosas-

Ya no hay fuego, sólo cenizas.

Y llego al final como no quería,

-como debí imaginar que pasaría-

con las manos vacías y el corazón roto.

El fuego se apagó en mí, también en él;

los años aplastan sin piedad.

Se apagaron las emociones,

y con ellas la ternura y el amor

De ese volcán en erupción, que inició el fuego,

sólo cenizas quedaron.

El final llegó, el corazón se cansó,

sólo cenizas humeantes se observan aún.

Pensé que esas cenizas tenían chispa todavía,

pero el tiempo y las acciones acaban con todo.

Volcán sin fuego, sólo cenizas,

Pero los recuerdos quedarán grabados;

ni el tiempo los podrá borrar,

ni el pensamiento de que

pudo ser de otra manera.

A mi lado siempre habrá un lugar vacío

para alguien que, sin estar, está.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s