DESPEINADAS

Ana Elisa Mejías esperaba en un pasillo el ingreso a su consulta para saber si su cáncer había hecho metástasis y mientras lo hacía, esto me contó:

No creía en Dios hasta cómo mis 56 años, cuando me diagnosticaron este cáncer tan difícil, toda mi vida me la pasé enojada con él por la vida que me tocó.

Siempre lo culpe de no tener buenos padres, lo culpe cuando mi esposo me abandono con mi guagua, lo culpe de cuando mi hijo creció y se fue. Para sacarme el enojo siempre fumaba, tomaba alcohol, todo en exceso, mientras esas personas me abandonaban.

Me di cuenta, algo así como un chispazo mágico, un despertar, que esa gente no me había abandonado, yo me abandoné, ya hemos hecho las pases, todas las noches hablo con él, precisamente anoche le pedía me diera una oportunidad de vivir un poco más, agradeciéndole los padres que me tocaron, el marido que me hizo madre, y el hermoso hijo que hoy es hombre de bien, solo pido un tiempo más para perdonarme y hacer el bien.

Ya es mi turno, Adiós.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s