SILVIA ZALER

En casa de Menchu

Me ha encantado la sorpresa que mi amiga me tenía preparada. No es ni más ni menos que Jaime, un chulazo de cuerpo escultural, tatuajes en el brazo derecho y una polla como un cañón. Más gruesa que larga, pero de considerable dimensión. Es mi segunda polla preferida, la verdad. La primera, y que me hace perder los papeles, es la de Julián, un tipo de treinta y siete años que hace crossfit, boxeo y natación. Se cuida más que yo y carga un rabo precioso. Porque sí, hay pollas más bonitas que otras. La de Julián es la más bonita del mundo. Al menos, de mi mundo. Circuncidada, con la anchura perfecta —menos que la de Jaime, por supuesto—, y con diecinueve centímetros. Sí, ya sabéis que las mido. Y folla de vicio. Con él me veo de forma irregular. No vive en Madrid y viene a visitar a sus hijos, ambos pequeños, que viven con su ex. Una hija puta, según él, que le pone mil problemas. Reside de Sevilla, y claro, cuando viene, nos metemos en cuanto podemos a la cama. Hay que aprovechar esos viajes, y una vez que se ocupa de sus hijos, ya se dedica por completo a mí. A él lo he metido en mi casa varias veces. Es un tipo que me da confianza. Incluso hablamos de sus hijos y sus problemas. No se droga ni bebe y eso, cariños, es lo que más nos separa. Si me meto algo o fumo algo, lo hago a escondidas, porque no le gusta nada. 

Si no podemos en casa, yo le suelo decir a mi marido que tengo viaje o una reunión larga, y me voy con mi chulazo a una habitación de hotel. Pero, si me lo dice con tiempo y yo sé de antemano que mi marido se va un finde semana con sus amigos a una bodega o a jugar al golf o a lo que sea, le llamo y lo planificamos como una maratón de polvos.

Me estremezco solo de pensar en esa polla. Además, tiene cuerpazo y es atractivo. Una delicia. Y, como digo, cuando nos vemos, follamos sin parar. Ha habido veces que nos hemos ido a la sierra de Madrid, a cualquier pueblo donde no nos conozca nadie y podamos estar a nuestras anchas. Pero eso a mí, no me convence. Hubo un día que me echó el brazo por los hombros y me cogió la mano. No le quise decir nada, pero yo ya tengo marido. Y con él solo busco sexo. Únicamente sexo.

La segunda polla preferida, como os he dicho, es la de Jaime. Muy gruesa, muy impactante. Me encanta chuparla, como a la de Julián. La tercera, es la de Arturo. Arturo es un amante fijo. Divorciado. Un caballero. De los que veo una vez cada tres o cuatro meses. Aunque no me diga nada, sé que quiere rehacer su vida. Tener de nuevo mujer y conmigo, sabe que es imposible.

A Jaime, en cambio, lo suelo ver durante estos días de verano, en alguna ocasión que se acerca a Madrid o que nos hemos escapado a Mallorca. Yo entonces le digo a mi marido que voy con Gabriela y las amigas de la facultad, o a un congreso de nuevos escritores o guionistas. Lo hemos hecho dos o tres veces. En esos findes nos ponemos hasta el culo. Literal. También de follar. Y por el culo, me encanta, por cierto. Pero con Jaime no, que es muy gruesa…

Menchu también se lo ha tirado. De hecho, lo conocí por ella. Y es que Jaime es otro loco del sexo. No para y le encanta el vicio. De todo tipo. Coca, maría, pastillas, viagra… Todo lo que le ayude a follar. Yo, encantada.

Marta y Gabriela no están aún en Madrid. Vendrán mañana, para la fiesta que ha organizado Menchu, como todos los veranos. Desmadre y desfase total. Follamos, nos metemos de todo y nos damos un homenaje de campeonato. Es un día al año, pero todas lo esperamos. Gabriela es el mismo día que llega de sus vacaciones y esta vez lo hace con su marido. Hace un año, también se vino sola un par de días con la excusa de organizar la casa. Pero ahora su esposo se ha empeñado en acompañarla. Se cree que va a estar sola su mujercita… Me descojono yo sola en mi asiento del AVE. Sea como sea, se ha inventado que es el cumpleaños de una amiga y que se quedan todas en su casa para no tener que conducir de vuelta por la noche y con copas. Gabriela no es muy original, pero como lo dice con esa carita angelical, su marido no sospecha, ni por lo más remoto, que esa noche va a comer pollas como una posesa.

A mí esa fiesta ya me pilla entrenada, porque es la segunda —o tercera algún año— noche de sexo continuado. Pero bueno, entre la coca, los porros de maría y que hay algún chulazo de los que nos trae Menchu, y que está para matarlo a polvos, me repongo rápido.

Como le he dicho a Menchu, he pasado por mi casa, he llamado a mi marido y me he preparado para irme a su casoplón. No os imagináis lo cachonda que estoy. Y cuando he visto a Jaime, casi me lo tiro allí mismo, en el jardín de la casa de mi amiga. Pero me he contenido. Menchu se ha traído a dos, la muy cabrona. Uno es un mulato al que conozco y le tengo ganas, pero que no ha habido ocasión por ahora. Al otro es la primera vez que le veo. Es un chico guapete, de rostro agradable y mirada casi lánguida. Me ha parecido un poco soso, pero algo debe de tener para que Menchu le meta en estos berenjenales.

Ha caído la noche y son más de las casi las diez y media. Estamos Jaime y yo besándonos en un pequeño jacuzzi climatizado adyacente a la piscina interior que Menchu tiene en el casoplón.

Yo ya estoy completamente desnuda, al igual que Jaime que tiene ya un buen empalme. Nos besamos. Me encanta besar, sentir la lengua de mi amante recorriendo todo, despacio, profunda, como un preámbulo a la mamada que estoy dispuesto a hacerle en cuanto pueda. Menchu ha dado el pistoletazo de salida en cuanto nos ha hecho unas líneas en un espejito en el que todavía queda algún resto de polvo. Nos hemos metido cada uno un tiro, y al lío. Jaime, en cuanto se mete, se pone muy cachondo. Yo también, la verdad.

Menchu, al momento, se ha ido con esos dos a su dormitorio y nos ha dejado a Jaime y a mí solos en el porche. Ahora mismo estoy sentada en un pequeño escalón de la piscina adyacente, besando a Jaime. El cabrón besa de vicio, con una lengua experta que sabe moverse, no solo en la boca sino lamiendo clítoris. Es un maestro, la verdad. Yo ya tengo mi mano en su pollón.

Gruño de placer y emito una pequeña sonrisa en cuanto lo palpo con la mano. Me encanta sentirlo grande, duro, palpitante. Le acaricio los huevos que me contraen con el roce de mis dedos. Jaime me coge en vilo y sin dejar de besarme me mete dentro del salón y me lleva en brazos hasta el dormitorio. Me pone muy burra que me demuestre ese tipo de fuerza conmigo. Me hace sentir muy puta, muy zorra y él lo sabe.

Entramos en el dormitorio que siempre uso cuando estoy en casa de Menchu. Está en la planta baja, el de ella, en la de arriba. Hay una cama de matrimonio de dos metros de ancha, un sofá modulable, con añadido de color arena, y un cuarto de baño con ducha amplia para follar en ella sin problema. Ya la he probado y se puede hacer sin que roces ni te estorbe ningún mando. Ahora mismo estoy totalmente tumbada en el añadido del sofá, palpando la polla de Jaime, dejándome besar y sintiendo como sus dedos se deslizan en mi húmedo coño

Menchu, es la caña. La casa está preparada hasta el mínimo detalle para correrse juergas sin parar. Camas inmensas, duchas, sofás amplísimos… Su exmarido tiene pasta para aburrir, y le tiene pillado porque sabe dónde esconde el dinero negro. La muy perra le ha amenazado con ir a Hacienda, lo que ha provocado que mi amiga le saque una pensión de reina mora. Y la tía se lo pule sin pestañear. Lo que sacó de los gananciales, un fortunón, lo guarda, pero como dice ella, sus hijos van a heredar del cabrón de su padre. De mí, poco les va a quedar, que me lo voy a pulir, follar, fumar o esnifar.

Estoy totalmente tumbada, besando y siendo besada, mientras Jaime me hace ahora un dedo primoroso. El tío cuando está colocado tiene la virtud de ser muy bueno en el sexo. No sé si es porque pierde todo el pudor o porque la farlopa le estimula hasta ese punto. El caso es que a mí, me lleva al cielo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s