ANA MARÍA OTERO

Tú piensas que sí,

que voy a parar,

para en silencio apartarme

y no volver nunca más.

¿Por qué no confías?

¿Por qué piensas así

cuando algo se refiere a mí?

Tal vez no sea fuerte,

pero sí persistente

y de sobra sabes que

si alguna vez alas necesité,

de cualquier lugar imposible las saqué.

¿Es que ya no recuerdas

aquella ocasión en la que

después de la destrucción

fui yo quien encontró la solución?

Sí, sé que para ti fue sólo casualidad,

pero por una vez podías confiar

y pararte a pensar que si a lo mejor

en un momento dejo de andar,

no es porque sea pusilánime,

sino porque como a cualquiera

que acelera y no frena,

llegado un momento me cuesta respirar.

http://anamariaotero.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s