ESRUZA

Cuántas veces esperamos

una mejor ocasión para hacer o decir algo.

Decir lo que sentimos, lo que pensamos,

lo que nos molesta, lo que nos entristece.

Ponernos un vestido lindo que espera

en el armario una ocasión especial.

Usar ese mantel o esa vajilla que

están esperando una mejor ocasión.

Llamar a un amigo o amiga que hace

mucho no vemos, y pensamos:

¿por qué no me llama él o ella?

O pedir una aclaración a un hermano

que está molesto y no sabemos por qué.

Llegar a casa y decir:

“Madre, me siento triste, dame un abrazo”

Yo nunca lo hice, y hoy me siento triste,

pero ya no puedo decirlo.

Mi padre era muy cariñoso conmigo,

y nunca le dije:

“Padre, te quiero mucho”,

hoy, ya no puedo hacerlo.

 No lo hacemos porque todo lo damos por hecho.

Ese amor que dejamos ir por no decirle

“te quiero, no te vayas, vamos a platicar”

Y dejamos pasar la vida esperando siempre

una mejor ocasión para hacer las cosas.

Y, ¿qué pasa? Se dice por ahí que los panteones

están llenos de todos aquellos que esperaron

una mejor ocasión para hacer lo que se

debería hacer ¡HOY!

Por qué esperar una ocasión que, quizá,

nunca llegará si no la buscamos.

La vida pasa rápido, no nos espera.

Un comentario sobre “Mejor ocasión

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s