MOISÉS ESTÉVEZ

Vincent salió del baño con el pelo húmedo aún y con la toalla liada
entorno a la cintura.

  • Bueno, qué es eso que te traes entre manos con tanto misterio. –
    María había servido dos copas de vino, ofreciéndole una a Vinc. –
    Brindemos por nosotros, y porque lo pasemos bien hoy. – Dijo sonriendo
    irresistiblemente.
  • Estoy contigo. –
  • ¿Lo compartimos? –
    Vincent observó que María le enseñaba un pitillo algo deforme para ser
    un Marlboro, y enseguida cayó en la cuenta a lo que se refería antes.
  • ¿Es marihuana? –
  • Exacto, ¿te animas? –
  • Claro, por qué no. Hace años que no la pruebo y creo que un par de
    caladas no me vendrán mal. Podría haberme imaginado cualquier cosa menos
    esto. –
  • Me alegra haberte sorprendido. No todas las sorpresas van a venir por
    tu parte… – Dijo María con un tono de sarcasmo. – Me hace romper con la
    rutina pero de manera diferente. Yo tampoco suelo fumar, y la verdad es que no
    se cómo se me ha ocurrido, pero en fin, aprovechemos el momento. –
    Dieron, tumbados en la cama, buena cuenta de la botella y del canuto,
    charlando de cosas triviales y soltando carcajadas a costa de simpáticas
    anécdotas que María contaba de su vida…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s