MARC MELLADO

lleva semanas echando currículums.

cada día más temprano,

ahora que se va agotando el tiempo

y una hora de menos es un billete

directo a la ceguera. se sabe los mecanismos

incluso está capacitada para enseñarlos,

desde que las alas que hace unos años

completaban el vehículo más veloz

son ahora la pieza más cotizada de una idónea

armadura. nos queda por recibir una última

visita: la que nos obligue a reformular

nuestro vocabulario, a cambiar el horario

y sus ventanas, a volver a mirar

la ciudad con la inconclusión que promete

un río -la que empieza a tornarse necesaria

cuando ya no es una opción-. porque

es mirar la pantalla otra vez como

quien se asombra ante el anuncio del medicamento

definitivo: para qué curar nuestros males,

si no existen, si son imaginaciones nuestras;

salga a la calle, que el mundo sigue siendo suyo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s